Inicio » Sistemas Operativos » Qué es interfaz?

Qué es interfaz?

Si tuviéramos que resumir en pocas palabras y a través de una analogía el principal objetivo de una interfaz, podríamos decir que una interfaz gráfica en el ámbito informático es como una especie de vidriera para el lenguaje de programación.

Sin una interfaz gráfica, a los usuarios comunes se nos haría imposible poder utilizar y manipular no sólo los programas y el sistema operativo de nuestra computadora o nuestro teléfono celular, sino también equipos que utilizamos a menudo, como las cámaras de fotos, las impresoras, los escáneres y demás.

Si repasamos la historia de la computación y sobre todo de la informática, podremos ver que durante muchos años se utilizaban las líneas de comando de forma exclusiva en el campo de los lenguajes de programación, lo cual sin dudas generaba un inconveniente a los usuarios comunes que al no conocer aspectos de lenguaje de programación y líneas de comandos, se veían en la imposibilidad de utilizar una computadora.

De allí la importancia que fue tomando la interfaz, sobre todo la interfaz de usuario en sistemas operativos y programas, desde que logró tener su primera representación gráfica hace ya varias décadas, y con el paso de los años estos entornos fueron transformándose cada vez más no sólo para facilitar el uso, sino también para mejorar la experiencia de usuario, aportando mejoras notables en el diseño y el estilo, con escritorio, iconos y menús cada vez más interesantes y funcionales.

Es que precisamente los iconos, los menús y demás, que son parte de la interfaz de usuario, son en definitiva los elementos que representan objetos y comandos, para que de esta manera el usuario pueda manipular datos y programas sin necesidad de conocer lenguajes de programación y usos de comandos.

En esta línea, podríamos citar como la primera computadora diseñada para el usuario común a la Apple Macintosh de los años ochenta, que realmente provocó una verdadera revolución en este ámbito, ya que se trata de un equipo que incluía por primera vez una interfaz de usuario y un mouse, el cual también es considerado parte de la interfaz de usuario.

No obstante, la masificación absoluta se la debemos sin dudas a Microsoft, cuando con su primera versión de Windows le mostró al mundo que cualquiera podía usar una computadora, ya que el sistema operativo había sido diseñado en función de que la gráfica de la interfaz de usuario no sólo fuera eficaz, sino también fácil de utilizar y divertido.

Así fue como Microsoft y Apple se encargaron de llevar la interfaz gráfica de usuario a prácticamente todos los rincones del mundo, no solamente en oficinas, empresas e instituciones, sino también a los hogares de las personas.

Qué es interfaz?

Podríamos decir básicamente que una interfaz es todo aquel entorno que le permita a las personas utilizar un equipo o una plataforma de manera sencilla y directa, es decir pulsando un botón y haciendo clic sobre un determinado objeto.

El mejor ejemplo de la función de una interfaz es aquello que vemos cada vez que abrimos un programa en nuestra computadora. Es por ello que los programas llevan tras de sí un enorme trabajo de desarrollo, ya que a través de su interfaz deben garantizar que el usuario pueda utilizar la aplicación sin problemas ni complicaciones.

Aquí juega un rol fundamental el hecho de poder brindar una interfaz que se ajuste lo mejor posible a los parámetros de ser intuitiva, lo cual permite que incluso la persona con menos experiencia en el uso de un programa pueda acceder de manera sencilla a las funciones básicas que ofrece dicha aplicación.

Lo mismo sucede con los aparatos, es decir por ejemplo una impresora debe estar diseñada de forma tal que su interfaz sea fácilmente utilizable por cualquier persona sin experiencia, es decir que pueda prenderla, cambiar los cartuchos, elegir el tamaño de hoja, los colores e imprimir sin el menor inconveniente.

En este aspecto, debemos señalar que dentro del campo de la informática existen dos grandes grupos de interfaz, por un lado las interfaces del software, y por otro aquellas que corresponden al hardware.

En el caso puntual de las interfaces referidas al software debemos señalar que se trata de toda interfaz que poseen los sistemas operativos y los programa, con el fin de poder permitir que el usuario interactúe con la computadora y los programas, tanto de usuario como de sistema, instalados en ella.

En el caso de la interfaz de software, la misma se encuentra comprendida por todos los componentes visuales interactivos que posee un sistema operativo o un programa, es decir que son todos aquellos objetos que podemos visualizar a través de la pantalla de nuestra computadora, los cuales nos transmiten información y nos permite realizar acciones.

Para que la interacción entre los objetos que componen la interfaz y el usuario sea clara, podemos ver que todos estos objetos, incluyendo botones, iconos, menús y demás, suelen cambiar de color cuando nos encontramos utilizándolos.

Por otra parte, en lo que respecta al hardware, en este caso se trata de una interfaz física, es decir que incluye los botones que posee un aparato, los puertos de conexión para su comunicación con la computadora y demás. Por ejemplo, un puerto USB es en realidad una interfaz de hardware.

Por ende, cuando estamos utilizando nuestra computadora, en realidad podemos interactuar con ella a través de la utilización de distintas interfaces, incluyendo aquellas que corresponden al software como las que son propias del hardware.

Es decir, como hemos visto, una interfaz de software hará uso de iconos, ventanas, menús y demás para que el usuario pueda ejecutar comandos, tales como por ejemplo abrir, mover, copiar, pegar, eliminar archivos. Claro está que para ello necesitamos también de una interfaz de hardware, que en este caso sería representada por el mouse y el teclado.

Entonces, si vamos a utilizar un programa necesitaremos acercar el puntero del mouse al icono que lo representa en pantalla, y hacer doble clic sobre este objeto. De esta manera estamos utilizando de forma simultánea una interfaz de software y otra de hardware para poder llevar a cabo la tarea.

Contexto de las interfaces

Uno de los aspectos fundamentales que se tienen en cuenta al diseñar una interfaz es el entorno en el cual dicha interfaz va a ser utilizada. Es decir, podríamos señalar que básicamente una interfaz se diseña en torno a las funciones que tiene un aparato, y es por ello que el contexto de la interfaz es en definitiva lo que define la funcionalidad de dicho equipo o programa.

En líneas generales, una de las premisas de cualquier interfaz, ya sea de software o hardware, reside en que dicha interfaz debe ser sensible al contexto, y un claro ejemplo de ello que podemos citar aquí son los menús contextuales que incluyen las aplicaciones.

El hecho fundamental de que la interfaz posee sensibilidad al contexto en el cual se enmarca, hace posible que dicha interfaz funcione de manera correcta, ya que además es lo que permite que la interfaz sea clara, intuitiva y transparente para el usuario.

Un clarísimo ejemplo de la sensibilidad al contexto que posee una interfaz lo podemos ver cuando en nuestra computadora ejecutamos un archivo de video. Nosotros como usuarios sólo haremos doble clic sobre el mencionado archivo de video, y de manera automática el sistema operativo ejecutará el programa adecuado para que podamos visualizar el video a través de dicha aplicación.

Pero también la interfaz se vuelve sensible al contexto cuando pulsamos un archivo con el botón derecho del mouse para seleccionar con qué programa de los instalados en la PC deseamos abrir el archivo en cuestión, lo cual haremos a través de un menú contextual.

Otro claro ejemplo de la sensibilidad al contexto que posee una interfaz lo podemos encontrar en las funcionalidades que incluyen los sistemas operativos, para brindar la posibilidad de que los usuarios puedan personalizar el estilo visual de la computadora.

Esto es por ejemplo cuando accedemos a los menús y opciones correspondientes a modificar los colores de los menús, de las barras, cambiar la apariencia del puntero, elegir un fondo de pantalla y demás. En este punto la interfaz está siendo sensible al contexto de retroalimentación.

Uno de los aspectos básicos por los cuales con el paso de los años se ha incluido en el desarrollo de interfaz el hecho de que puedan ser sensibles al contexto, se debe en gran medida a poder ofrecer una facilidad de uso cada vez mayor, es decir simplificar de esta forma la interacción de la interfaz con el usuario.

En uno de los ámbitos en los cuales la sensibilidad al contexto de las interfaces es fundamental en la actualidad es, sin lugar a dudas, los videojuegos, ya que allí este aspecto es sumamente importante y necesario para el uso eficaz del programa.

El aspecto de la sensibilidad al contexto que presentan las interfaces de los videojuegos se ha vuelto cada vez más compleja y necesaria, sobre todo con la llegada de aquellos videojuegos en los cuales los usuarios utilizan todo su cuerpo para desarrollar una partida, y donde distintos sensores y elementos externos hacen posible el uso del programa en cuestión.

No obstante, para poder tener una idea de lo que significa el contexto de las interfaces, no es necesario recurrir a ejemplos relacionados a complejos videojuegos, sino simplemente ver cómo en la ayuda de un programa sencillo como un editor de textos, con sólo pulsar el botón de ayuda, se despliega una interfaz que es sensible al contexto en el cual se encuentra inmersa.

Tipos de Interfaces

Como hemos visto hasta aquí, existen dos grandes grupos de interfaces, las que se refieren al software y las propias del hardware. No obstante, lo cierto es que si hablamos de tipos de interfaces podemos distinguir tres tipos, las cuales repasamos a continuación.

Interfaz de hardware: Se refiere a las que incluyen todos aquellos dispositivos que utilizamos para ingresar y procesar datos a la computadora. Como ejemplo de este tipo de interfaz podemos citar el mouse, el teclado y la pantalla de nuestra PC.

Interfaz de software: Son aquellas interfaces desarrolladas para poder entregar información al usuario, acerca de los procesos y herramientas de control, es decir que el usuario puede ver estos datos reflejados en la pantalla. El tipo de interfaz de software es la que utilizan los programas y el sistema operativo para que las acciones y procesos sean comprensibles por el usuario.

Interfaz HSI o mixta: Se trata de un tipo de interfaz compuesta por una parte de software y otra de hardware, y el término HSI se utiliza para referirse tanto la configuración como la funcionalidad de los periféricos SoC y cómo interactúan con las CPU. Por tal motivo, este tipo de interfaz genera una comunicación adecuada entre los usuarios y las computadoras. Se podría decir que es la capa en la que el software se comunica con el hardware. Un ejemplo de este tipo de interfaz serían aquellos procesadores o distintos periféricos programables, que se unen a través de una interfaz de software y de una red de interconexión de chips.

Por otra parte, dentro del ámbito de las interfaces, se las suele distinguir de acuerdo a su tipo de construcción. En este aspecto, también las interfaces se diferencian por ser de software o de hardware.

En definitiva, encontramos que las interfaces de hardware son todos aquellos dispositivos, periféricos y controladores físicos que los usuarios utilizamos para poder intercambiar datos con la computadora, mientras que las interfaces de software son las que están contenidas en los sistemas operativos y programas, que nos permiten visualizar las tareas y las respuestas cuando nos encontramos trabajando en la PC.

Por otro lado, es importante mencionar que las interfaces de usuario también se clasifican de acuerdo al método que aplican para poder establecer una interacción con el usuario, es decir por la forma en que nos relacionamos y nos comunicamos con la interfaz.

En este aspecto se distinguen tres tipos de interfaz de usuario, las cuales detallamos a continuación:

Interfaz de línea de comandos: Llamada en inglés Command-Line Interface, conocida por sus siglas CLI, se trata de un tipo de interfaz alfanumérica en la que sólo se visualizan textos, y se la considera como el intérprete de comandos.

Interfaz gráfica de usuario: Su nombre en inglés es Graphic User Interface, y por eso se la conoce con las siglas GUI. Son aquellas interfaces que brindan la posibilidad de establecer comunicación entre el usuario y la computadora de manera rápida e intuitiva, para lo cual se diseñan en torno al objetivo de representar de forma gráfica todos los elementos de control.

Interfaz natural de usuario: Su nombre en inglés es Natural User Interface, y es por ello que se la conocen con las siglas NUI. En la mayoría de los casos se las relaciona con aquella interfaz de usuarios cuya característica es ser táctil, por lo que se aplican a las interfaces de usuario que permiten el uso de pantallas táctiles. Se la llama natural debido a que el usuario suele emplear su dedo tal como si de un dispositivo de hardware se tratara. Es este tipo de interfaz también se incluye el reconocimiento de voz.

La interfaz de usuario

Al hablar de la llamada interfaz de usuario, lo primero que debemos saber es que el concepto refiere básicamente a todos aquellos mecanismos y métodos que son empleados para que un individuo pueda interactuar con una máquina. De esta forma podemos comprender que existen en el mundo actual un sinfín de interfaces de usuario.

Si bien la mayoría de las personas suelen caer en la confusión de que una interfaz de usuario sólo se refiere a los iconos y menús que nos muestra el sistema operativo de la computadora, lo cierto es que podemos encontrar interfaces de usuario en cada rincón de nuestra vida; por ejemplo, para poder utilizar una cafetera, una tostadora o un microondas, estos aparatos disponen de una interfaz de usuario.

Lo mismo sucede con las computadoras y los dispositivos móviles, los cuales incluyen no sólo una interfaz de usuario propia del hardware que componen la parte física del aparato, sino también que cuentan con las interfaces de software propias del sistema operativo y los programas instalados en el equipo, por lo que en el campo de la informática, al hablar de interfaz de usuario nos referimos no sólo al mecanismo físico de interacción, sino también al programa que permite llevar a cabo esa interacción.

Por tal motivo, podemos inferir que en al ámbito de la informática las llamadas interfaces de usuario desempeñan un rol más que preponderante, sobre todo aquellas denominadas interfaces gráficas de usuario, que son en definitiva las que nos permiten realizar las más diversas tareas a través de programas y aplicaciones en nuestra computadora o dispositivo portátil.

Para ello, las interfaces gráficas de usuario, que son las que vemos reflejadas en las pantallas de los equipos informáticos que usamos a menudo, hacen uso de imágenes y métodos de selección avanzados, incluyendo por ejemplo interfaz gráfica para la interfaz de usuario física que brinda el mouse de una computadora, y de esta manera es posible optimizar la interacción entre una persona y una computadora.

En definitiva, sin la existencia de las interfaces de usuario sería imposible poder usar la computadora o incluso nuestro teléfono celular, por lo que se trata de una de las partes más importantes en el mundo de la informática.

Características de la interfaz de usuario

Uno de los aspectos centrales para poder usar una computadora o un dispositivo móvil es poder aprender a utilizar sus interfaces gráficas de usuario, lo cual en líneas generales suele ser extremadamente sencillo, ya que las interfaces de usuario suelen estar diseñadas de manera que ofrezcan una experiencia intuitiva, es decir que pueda ser perfectamente utilizada por cualquier usuario novato sin mayores inconvenientes.

Además de ello, quienes vayan a utilizar una interfaz de usuario debe también conocer algunos conceptos básicos de la forma en la que se organizan los sistemas, es decir que lo componen iconos, ventanas, directorios, carpetas, archivos y demás.

El usuario debe aprender que cuando pulsa sobre un icono determinado está indicándole al equipo que debe realizar una determinada tarea, por ejemplo ejecutar un programa o abrir un archivo, y debe saber además que para ello necesitará utilizar un mouse en el caso de una computadora, o bien su dedo sobre la pantalla táctil de un teléfono o una tablet.

Cabe destacar que todo ello ha sido cuidadosamente diseñado, como dijimos antes, para que se ofrezca al usuario más inexperto la posibilidad de utilizar un equipo sin inconvenientes, por lo que se trata de interfaces de usuario intuitivas, que fueron creadas con un formato que resulte natural y próximo al modelo mental de las personas. Por ello entre sus objetos incluyen carpetas, ficheros y demás.

Ahora bien, la mayoría de las interfaces de usuario que se aplican en sistemas operativos y programas en la actualidad, suelen contar con una serie de características fundamentales que le permiten ser lo que son, es decir interfaces de usuario de software o hardware.

A continuación listamos las características principales que poseen las interfaces de usuario en la actualidad:

  • Poseen un monitor gráfico de alta resolución.
  • Poseen un dispositivo apuntador que suele ser un mouse.
  • Promueven la consistencia de la interfaz entre programas.
  • Permiten visualizar en una pantalla los gráficos y textos tal como se verán impresos.
  • Siguen el paradigma de la interacción objeto-acción.
  • Permiten la transferencia de información entre programas.
  • Permiten la manipulación de información y de objetos en la pantalla.
  • Proveen elementos de interfaz estándar como menús y diálogos.
  • Existe una muestra visual de la información y los objetos, representados con iconos, ventanas y demás.
  • Proporcionan respuesta visual a las acciones del usuario.
  • Existe información visual de las acciones y modos del usuario/sistema, a través por ejemplo de menús.
  • Existen controles gráficos, también llamados widgets, que se utilizan para la selección e introducción de la información.
  • Permiten a los usuarios personalizar la interfaz y las interacciones.
  • Proporcionan flexibilidad en el uso de dispositivos de entrada, tales como el mouse y el teclado.
  • Permiten manipular los objetos e información de la pantalla, no sólo presentarla.

Por otra parte, debemos en este punto tener en cuenta que en el diseño de una interfaz de usuario, sus características tendrán determinadas variaciones dependiendo del uso final de la interfaz, es decir que no es lo mismo una interfaz que ha sido desarrollada orientada a la aplicación, que aquellas que están orientadas hacia los objetos.

A continuación repasamos las características fundamentales de cada una de ellas.

Interfaces orientadas a la aplicación

  • La aplicación consiste en un icono, una ventana principal y varias secundarias.
  • Los iconos representan aplicaciones o ventanas abiertas.
  • Los usuarios deben abrir una aplicación antes de trabajar con objetos.
  • Proporcionan al usuario las funciones necesarias para realizar las tareas.
  • Se centra en la tarea principal determinada por la aplicación.
  • Las tareas relacionadas son soportadas por otras aplicaciones.
  • Su estructura es rígida, ya que se centra en la función.
  • Los usuarios pueden quedar atrapados en una tarea.
  • Los usuarios deben seguir la estructura de la aplicación.
  • Se requieren muchas aplicaciones, una por tarea.

Interfaces orientadas a objetos

  • Consiste en una colección de objetos que cooperan y vistas de dichos objetos.
  • Los iconos representan objetos que se pueden manipular directamente.
  • Los usuarios abren los objetos como vistas en el escritorio.
  • Proporciona al usuario los materiales necesarios para realizar las tareas.
  • Se centra en las entradas y salidas de los objetos y tareas.
  • Las tareas relacionadas son soportadas por el uso de otros objetos.
  • Su estructura es flexible, ya que se centra en objetos.
  • Los usuarios no deben quedar atrapados en una tarea.
  • Los usuarios pueden realizar tareas a su propio gusto.
  • Se requieren pocos objetos, que se reutilizan en muchas tareas.

Es importante señalar aquí que en una interfaz gráfica de usuario, un documento es considerado como un objeto sobre el cual los usuarios pueden realizar diferentes tareas, las cuales se pueden llevar a cabo desde el propio programa con el cual se trabaja dicho documento, es decir que para llevar a cabo cada una de esas tareas no es necesario abrir diferentes programas. Para ello, los programas son desarrollados incluyendo las más diversas funciones, las cuales se solapan entre sí.

Además de lo mencionado hasta aquí, también debemos tener en cuenta que una interfaz de usuario incluye una serie de características humanas dentro de su diseño, lo cual convierte a esta interfaz en un método intuitivo para cualquier usuario independientemente de sus conocimientos en el terreno de la informática.

Por ello, los desarrolladores de interfaces de usuario deben tener presentes determinados factores propios de los humanos para la creación de las interfaces. Entre las características fundamentales encontramos las siguientes:

  • Se deben tener en cuenta habilidades cognitivas y de percepción de las personas.
  • Deben reducir la dependencia de las personas de su propia memoria, no forzándoles a recordar cosas innecesarias.
  • Deben reducir la repetición de operaciones ya realizadas.
  • El usuario debe poder aprender a utilizar el sistema lo más rápido posible.
  • Debe brindar velocidad de respuesta al realizar una operación en el sistema.
  • Debe tener una tasa de errores mínima.
  • Debe brindar el mecanismo adecuado para que el usuario pueda hacer retención del uso de la interfaz.
  • Debe proveer satisfacción de uso.
  • Se debe adecuar a las diversas características físicas de las personas.
  • Las interfaces deben que adecuarse al lugar en el cual serán utilizadas.
  • Deben poder brindar funcionalidades de personalización que puedan enmarcarse en aspectos tales como la edad, el nivel socio-económico, cultural del usuario, entre otras cosas.
nv-author-image

Graciela Marker

Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *