Procesador de texto

En la actualidad, las computadoras se utilizan para los más diversos fines, desde trabajar, estudiar, divertirse, socializar y demás, pero sin lugar a dudas podemos decir que es prácticamente imposible que haya un usuario en el mundo que jamás haya escrito un texto en su PC.

Todos sin excepción, de manera habitual o quizás sólo alguna vez hemos utilizado la computadora para escribir un texto, y en líneas generales, cuando se les pregunta a los usuarios qué programa utilizan para este fin, la mayoría seguramente nos dirá que ha utilizado Word.

En definitiva, cuando escribimos un texto en la computadora es muy probable que lo hagamos precisamente con Word, que no es otra cosa que el procesador de textos de Microsoft, aunque lo cierto es que existen diversas alternativas para realizar un documento de texto enriquecido.

Cabe destacar que cuando escribimos un texto en la computadora no necesariamente podemos hacerlo en un procesador de texto, ya que siempre podemos optar por generar un texto plano con cualquier editor básico, como es el caso de Notepad. Sin embargo, si necesitamos que dicho documento pueda contener un diseño determinado e insertar objetos en él, por supuesto que deberemos recurrir a un procesador de textos.

Lo primero que debemos diferenciar entonces es que con una aplicación como el Bloc de Notas de Microsoft sólo podemos crear un archivo de texto sin formato, mientras que con un procesador de texto como Word podemos generar un archivo de texto enriquecido, y esta es su principal característica, ya que un archivo creado en un procesador de textos admite su formateo. Es decir que un archivo de texto plano sólo nos permite introducir texto, mientras que un archivo creado en un procesador de texto admite además del texto, poder darle formato a ese texto, y al mismo tiempo añadir objetos como imágenes.

No obstante, cabe destacar que cuando creamos un archivo en un editor simple como en un procesador de texto como Word podemos utilizar formatos tales como negritas, cursiva, subrayado, cambio de la tipografía, alineado del texto, incluir viñetas y demás. Sin embargo, un programa como Word nos permitirá mayores posibilidades, tales como incluir imágenes en el documento.

Es por ello que cuando vamos a crear un archivo de texto que debemos presentar ya sea como una monografía o bien nuestro currículum o proyecto de trabajo, es recomendable utilizar un procesador de textos como Word antes que recurrir a editores, incluso dejando de lado editores de texto enriquecido como es el caso de WordPad.

Tengamos en cuenta que la mayoría de los procesadores de textos como Word incluyen mayor cantidad de funcionalidades, tales como corrector ortográfico, tablas, encabezados y pie de página, estilos, márgenes y demás. Todo esto hará que nuestro documento pueda llegar a ser más atractivo e incluso más dinámico.

Pero lo cierto es que debemos aclarar que no sólo existe Microsoft Word en el mundo de los procesadores de texto, sino que lo cierto es que podemos encontrar una amplia oferta de aplicaciones en este campo, por lo que en este artículo repasaremos las características fundamentales de los procesadores de texto, y al mismo tiempo veremos cuáles son los procesadores de texto más destacados.

Qué es un procesador de texto?

Ya hemos visto las diferencia sustancial que existe entre un texto plano y texto con formato enriquecido y también hemos visto a grandes rasgos las diferencias principales entre un editor de texto simple como el Bloc de Notas o el Wordpad, y un procesador de texto como Word. Sin embargo, ahora nos dedicaremos de lleno a conocer qué es un procesador de texto.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un procesador de textos consiste en un programa o aplicación, es decir en un software, que nos brinda la posibilidad de crear un documento de texto en nuestra computadora, texto al cual podemos darle formato, editar, guardar, leer, imprimir y demás.

Debido a que con un procesador de texto podemos crear documentos de texto enriquecidos, debemos tener en cuenta también que un archivo generado con un procesador de textos puede incluir no solo texto, sino que también puede llegar a contener imágenes, gráficos, fotografías y demás tipos de objetos.

Es importante mencionar además que la mayoría de las computadoras suelen incluir un editor de texto instalado por defecto junto con el sistema operativo, pero no sucede lo mismo con el procesador de texto, ya que este tipo de programas suelen adquirirse por separado, por lo general en forma de suites informáticas que incluye no solo el procesador de texto, sino también programas de planilla de cálculos, edición de imágenes y video y demás.

En este sentido debemos destacar también que existen no sólo los procesadores de texto que se instalan en la computadora, como es el caso de Word, sino que también existen una gran variedad de procesadores de texto en línea, es decir que se trata de servicios que pueden ser utilizados a través del navegador web, y que por lo general poseen todas las características y funcionalidades que los software para instalar en la PC.

Básicamente, cuando utilizamos un procesador de texto en nuestra PC podemos crear un archivo de texto al cual le podemos dar el formato que se nos ocurra, como así también incluir opciones como el agregado de viñetas y tablas, y al mismo tiempo introducir objetos como imágenes, gráficos y demás. Esto es en líneas generales lo que podemos hacer con un procesador d texto común.

No obstante, existen algunos procesadores de texto que además nos ofrecen funciones más avanzadas, como es el caso de Word de Microsoft. Este tipo de programas también cuentan con la posibilidad de permitirles a los usuarios configurar macros o teclas de comando para editar el código fuente.

Además, es importante destacar que en la mayoría de los casos se trata de programas que son fáciles de utilizar, incluso por usuarios novatos. Por ejemplo, Word puede ser utilizado para crear un documento con formato en unos pocos pasos y de forma realmente intuitiva, y al mismo tiempo brinda herramientas más complejas para aquellos usuarios más experimentados.

En definitiva, los procesadores de textos ofrecen a los usuarios una gran cantidad de funcionalidades, no sólo para darle formato a sus textos, sino que también brindan la posibilidad de utilizar diversas herramientas semánticas, organizativas y estéticas, claro está que esto dependerá de las características que incluya el programa que utilicemos.

Tengamos en cuenta que la mayoría de los procesadores de texto incluyen correctores ortográficos y de gramática, además de contar con herramientas tales como diccionarios de sinónimos, antónimos, multilenguaje y demás, lo cual ayudan en el momento de tener que redactar un texto. Al mismo tiempo, un documento creado en un procesador de texto puede ser almacenado en forma de archivo, como así también puede ser utilizado para ser impreso.

Tipos de procesadores de texto

En la actualidad podemos encontrar diversos tipos de procesadores de textos, los cuales se adecuan a las necesidades de los usuarios, pero lo cierto es que podríamos decir que existen dos grandes categorías en las que podemos clasificar los diferentes procesadores de textos disponibles.

Por un lado tenemos los procesadores de textos que se basan en el concepto “What You See Is What You Get”, que en castellano sería algo así como “Lo que ves es lo que tienes”, y por otra parte aquellos procesadores de textos que están basados en el concepto de “What You See Is What You Mean”, lo cual en castellano significa “Lo que ves es lo que quieres decir”.

En líneas generales, la segunda categoría, es decir los procesadores de textos basados en “Lo que ves es lo que quieres decir”, no suelen ser los más utilizados por los usuarios, ya que su característica fundamental reside en que combinan las funcionalidades de los procesadores de la primera categoría con las funcionalidades que incluyen los editores de texto. Podemos incluir en esta categoría al WordPad, pero sin dudas el mejor representante de este tipo de procesador es la aplicación LyX.

Por el contrario, la categoría basada en el concepto de “Lo que ves es lo que tienes” es sin dudas la más popular y en la que podríamos incluir a casi todos los procesadores de texto que conocemos en la actualidad, ya que su concepto central es que podemos ir visualizando el aspecto final que tendrá el documento que creamos con el programa.

Por lo general, la mayoría de los programas que integran esta categoría suelen utilizar formatos de archivo propios o estándares, pero que en general son compatibles entre sí, como por ejemplo la extensión .docx utilizada por Microsoft Word y otros, y la extensión .odt utilizada por varios procesadores de textos provenientes del mundo del Open Source.

Entre los procesadores de texto que podemos encontrar en esta categoría se incluyen por supuesto el Word de Microsoft, como así también el AbiWord, OpenOffice, LibreOffice, entre otros.

Por otra parte, también podemos realizar una clasificación de procesadores de texto dependiendo de su forma de acceso, es decir aquellos por los cuales deben pagar para utilizar, aquellos que están disponibles con licencia gratuita y los que podemos hallar para utilizar de forma online, es decir sin instalar nada en nuestra computadora.

Dentro de los procesadores de texto pagos, por supuesto que el más popular es el que se incluye en la suite de ofimática de Microsoft, es decir el Word. Entre los gratuitos con licencia libre podemos mencionar el Writer incluido en la suite OpenOffice, basado en Apache y de código abierto.

Por otro lado podemos optar por no instalar nada en nuestra computadora y recurrir a algún servicio online que nos brinde herramientas de procesador de texto. En este ámbito existen una enorme variedad de procesadores d texto online, aunque sin dudas el más popular es Google Docs, que ofrece una enorme gama de funcionalidades y su forma de almacenamiento es directamente la Nube.

Este último tipo de procesador de texto es realmente útil cuando necesitamos disponer de esta herramienta en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo, aunque por supuesto que para utilizarlo debemos disponer de una conexión a internet veloz y estable.

Historia sobre los procesadores de texto

Podría decirse que la primera vez que se utilizó el concepto de procesador de texto fue allá por la década del setenta, cuando fue lanzado al mundo una innovadora máquina de escribir eléctrica que incluía un teclado de una máquina de escribir eléctrica con capacidades de memoria en un procesador dentro del propio dispositivo, claro que ello hacía que estos equipos tuvieran un tamaño considerable.

Fue a mediados de la década de los ochenta cuando se comenzó a utilizar realmente el término procesador de textos, con la masificación de las primeras computadoras personales, las cuales permitían almacenar los documentos creados en disquetes, como así también brindaban la posibilidad de imprimir esos archivos.

Los años fueron transcurriendo y así como las computadoras fueron cambiando y mejorando, los desarrolladores fueron logrando avances considerables en el mundo del software, logrando así que los procesadores de textos se volvieran más sofisticados y cada vez con mayores funcionalidades incluidas.

Es así como los procesadores de textos fueron añadiendo diversas opciones que mejoraban la experiencia del usuario, el cual poco a poco ya comenzó a poder darle formato y estilo a sus escritos. Incluso, también se incluyeron capacidades de corrección ortográfica y gramática interna, y la posibilidad de contar con diccionarios en varios idiomas.

Cuando en la década de los ochenta los procesadores de texto comenzaron a ser una de las herramientas favoritas de los usuarios, surgieron en el mercado una gran cantidad de programas informáticos de procesamiento de texto. No obstante, en aquel momento WordPerfect era por lo general el más elegido por la gente.

Lo cierto es que WordPerfect fue el procesador de texto más popular entre los usuarios de computadoras hasta la década de los noventa, cuando Microsoft lanzó su Word, el cual hasta el momento es considerado el programa de procesamiento de textos más instalado en todo el mundo.

Características de un procesador de texto

Como ya hemos mencionado más arriba en este artículo, siempre podemos escribir un texto en un editor de textos simples, que por lo general vendrá incluido como aplicación en el sistema operativo que incluya nuestra compuadora.

No obstante, lo cierto es que el editor de texto plano básico de la PC suele disponer de escasas funcionalidades, mientras que los llamados procesadores de texto nos ofrecen una enorme cantidad y variedad de funcionalidades adicionales para poder darle formato y diseño a nuestros escritos.

En líneas generales, la mayoría de los procesadores de textos que están disponibles en la actualidad, ya sean de pago, gratuito u online, suelen incluir las características que mencionamos a continuación, y por supuesto algunos disponen de otras funcionalidades extras.

Los procesadores de texto más populares incluyen las siguientes funcionalidades:

  • Dar formato al texto: Cambio de fuente, tamaño de fuente, color de fuente, negrita, cursiva, subrayado y demás.
  • Copiar, cortar y pegar: El texto que se encuentra en un documento se puede copiar o cortar y pegar en cualquier parte del documento actual u otro documento.
  • Capacidades multimedia: Insertar dentro del documento imágenes prediseñadas, gráficos, imágenes propias y videos, entre otros objetos.
  • Correctores de ortografía y gramática: Es posible comprobar su existen errores ortográficos y gramaticales en un documento.
  • Ajuste de diseño: Modificación de márgenes, tamaño del documento, sangrías, viñetas, listas y demás. Incluyen también funciones de ajuste de línea, encabezados y pie de página, añadido de fecha, numeración y demás.
  • Búsqueda y reemplazo: Permite buscar cualquier palabra o texto en cualquier parte del documento. Además permite reemplazar cualquier texto o palabra del documento.
  • Tablas: Permiten añadir en el documento tablas con la cantidad de columnas que sean necesarias.
  • Diccionarios: Incluyen acceso a diccionarios para la autocorrección de palabras escritas con errores, como así también para consultar sinónimos y antónimos.
  • Macros: También permiten utilizar macros dentro del documento para realizar tareas comunes.
  • Múltiples ventanas: La mayoría de los procesadores de textos modernos brindan la posibilidad de utilizar varias ventanas abiertas de forma simultánea.
  • Importar datos: Es posible importar y formatear datos desde archivos CSV, bases de datos u otras fuentes.
  • Fusionar: Es posible combinar y fusionar automáticamente contenido de varios documentos en un nuevo documento único.
  • Imprimir: Una vez que hayamos terminado de elaborar el documento y de darle la forma y el diseño que deseamos, podemos imprimir una copia del mismo en papel, o bien crear por ejemplo un archivo PDF, entre otros formatos.
  • Almacenamiento en la Nube: No sólo los procesadores de texto online ofrecen esta característica, sino que la mayoría de los programas de este tipo que se instalan en la PC cuentan con la posibilidad de almacenar los documentos creados en la Nube.

Cabe destacar que el uso que podemos darle a un procesador de textos es muy amplio, incluyendo la elaboración de un libro, un diario, una carta, un proyecto, una tesis, nuestro currículum vitae, un informe y demás, para lo cual la mayoría de estos programas incluye una serie de plantillas ya diseñadas que le darán a nuestros documentos un aspecto realmente profesional.

Claro está que también podemos crear cualquier tipo de documento que necesite mayor o menor nivel de formateo y diseño.

Lo cierto es que a medida que pasan los años y las necesidades de los usuarios van siendo más demandantes, los procesadores de texto van incorporando nuevas herramientas, lo cual los vuelve cada vez más funcionales.

Word: El procesador de texto más famoso

El popular Word de Microsoft ha sido durante años el procesador de textos por excelencia, y ello se debe a la enorme cantidad de funcionalidades que incluye la aplicación, la cual se encuentra incluida dentro de la suite de ofimática llamada Microsoft Office.

Este procesador de textos fue lanzado al mercado en el año 1983, habiendo sido desarrollado por Charles Simonyi y Richard Brodie, y si bien la versión actual de Word dista muchísimo de aquellas primeras versiones del programa, lo cierto es que siempre se ha caracterizado por ser una aplicación que permite a los usuarios lograr una excelente productividad de trabajo.

Si bien al ser un producto incluido en la suite de ofimática de Microsoft Office podríamos pensar que se trata de un programa que sólo puede utilizarse dentro del entorno del sistema operativo Windows, lo cierto es que Word se encuentra disponible también en sus versiones para Android, MacOS, iOS y Linux.

La gran popularidad de Word no es una casualidad, ya que lo cierto es que se trata de un procesador de textos muy completo, que nos permite crear todo tipo de documentos con estilo y diseño, al tiempo que incluye revisión ortográfica y gramatical, compatibilidad con HTML, soporte para imágenes y gráficos, diseño de páginas avanzado y demás.

Esto y mucho más convierte a Word en uno de los programas de su tipo más utilizados por mayor cantidad de usuarios de todo el mundo, ya que ofrece características que no se encuentran incluidas en editores de textos, como así tampoco en muchos procesadores de textos actuales.

Entre las principales características de Word podemos indicar las siguientes:

  • Permite redactar textos en diversos tipos de formatos y diseños.
  • Puede utilizarse en la mayoría de los sistemas operativos existentes.
  • Permite modificar el tamaño y la posición de la hoja.
  • Incluye corrector ortográfico y gramatical.
  • Incluye diccionario de sinónimos y antónimos.
  • Permite incluir imágenes y gráficos dentro de los documentos.
  • Incluye plantillas predefinidas.
  • Posee compatibilidad con HTML.
  • Es posible crear tablas.
  • Realiza conteo automático de palabras.
  • Permite previsualizar el aspecto del documento.
  • Incluye la opción para “insertar comentario”.
  • Cuenta con la posibilidad de añadir marca de agua.
  • Es posible definir márgenes, sangrías, pie de página, encabezados y demás.
  • Además de todas estas y muchas funcionalidades más, es muy fácil de usar.
  • Es posible guardar el documento producido en Word en diferentes formatos.

Precisamente en lo que respecta a los formatos con los cuales trabaja Word, cabe destacar que en sus comienzos, en sus primeras versiones el programa utilizaba principalmente la extensión de archivo .doc. En la actualidad, usa la extensión de archivo .docx.

Además de ello Word es capaz de crear y abrir archivos de las siguientes extensiones: .doc, .docm, .docx, .dot, .dotm, .dotx, .htm, .html, .mht, .mhtml, .odt, .pdf, .rtf, .TXT, .wps, .xps y .xml

En importante destacar que como ya hemos mencionado, Word es parte de la suite de ofimática Microsoft Office. Por ende, cuando adquirimos una computadora con sistema operativo Windows no necesariamente incluye el procesador de textos.

Por lo general, las PCs no cuentan de fábrica con la suite Microsoft Office, por lo que si deseamos contar con Word en nuestra computadora tendremos que adquirir la suite. En el caso de no poder adquirirla debido a su valor, siempre podemos optar por utilizar la versión limitada gratuita que ofrece Microsoft desde la web de Microsoft Office.

Para ello debemos acceder a este enlace y crear nuestra cuenta de usuario.

Otra opción es recurrir a la utilización de alguno de los varios procesadores de textos disponibles de forma gratuita, que en sus mayoría son similares a Microsoft Word, ya sea instalando una aplicación o bien utilizando algún servicio online.

Otros procesadores de texto

Si bien hemos señalado que Microsoft Word es considerado por la mayoría de los usuarios de todo el mundo como el procesador de textos más popular, lo cierto es que existe una gran cantidad de este tipo de programas gratuitos que nada tienen que envidiarle.

Precisamente, a continuación repasamos algunos de los procesadores de texto gratuitos que podemos instalar en nuestra computadora y disfrutar de las importantes funcionalidades que poseen, e incluso aquellos a los cuales podemos acceder desde nuestro navegador web sin necesidad de instalar programas.

Procesadores de texto para instalar

OpenOffice

Se trata de una suite ofimática libre de código abierto, donde podemos encontrar un excelente procesador de textos. Posee compatibilidad con los formatos de Microsoft, y soporta más de 110 idiomas.

Esta suite y su procesador de textos se encuentran disponibles para diferentes sistemas operativos, incluyendo Windows, Linux, Solaris, Android y Mac OS. Su código fuente se encuentra disponible bajo la Licencia pública general limitada de GNU.

Puedes descargar la suite OpenOffice de forma gratuita desde este enlace.

Abiword

Se trata de un procesador de texto proveniente del mundo del software libre, distribuido bajo licencia GPL, y tiene la particularidad de ser multiplataforma, por lo que funciona en los sistemas operativos Linux, Windows, Mac OS y ReactOS, entre otros.

Una de las características fundamentales de Abiword reside en que se trata de un procesador de textos realmente sencillo de utilizar, ya que posee una interfaz limpia y accesible, además que poder ser utilizados en computadoras antiguas, ya que posee muy bajos requerimientos técnicos.

Si te interesa puedes descargar gratuitamente Abiword desde este enlace.

LibreOffice

En este caso se trata de una suite de ofimática al estilo de Microsoft Office, pero totalmente gratuita, y además es de código abierto. Por supuesto cuenta con un procesador de texto llamado LibreOffice Writer.

Se caracteriza por ser compatible con otras suites de oficina, como es el caso de Microsoft Office, y puede ser utilizado en distintos sistemas operativos, incluyendo Windows, Mac OS, Linux y Android.

Puedes probar la aplicación y la suite completa descargándola de forma gratuita desde este enlace.

Microsoft WordPad

En el caso en que prefiramos utilizar una herramienta creada por Microsoft, siempre podemos recurrir a la utilización de WordPad, el cual básicamente se trata de un procesador de texto básico que incluye de fábrica el sistema operativo Windows.

Si bien muchos lo consideran un editor de textos, lo cierto es que WordPad incluye muchas más funciones que el simple Bloc de notas de Windows, aunque claro está, se encuentra lejos en este aspecto a Word.

De todas formas, WordPad brinda la posibilidad de darle formato a un texto, incluye manejo de tablas, corrección de errores ortográficos, reconocimiento de voz, compatibilidad con archivos doc, rtf y txt.

Si bien no dispone de todas las extraordinarias funcionalidades incluidas en Microsoft Word, ya que no posee muchas de las características sofisticadas que dicho procesador de textos, lo cierto es que WordPad es ideal para aquellos usuarios que sólo requieren de una aplicación esencial para producir documentos de texto.

Si tienes Windows instalado en tu PC, puedes encontrar WordPad entre las aplicaciones disponibles en el menú de Inicio.

Procesadores de texto online

Google Drive (antes Google Docs)

Entre los servicios online gratuitos que podemos utilizar para el procesamiento de textos, sin lugar a dudas el que nos ofrece la empresa Google es el que goza de mayor popularidad. En un principio el procesador de textos online había sido llamado Google Docs, pero a partir del año 2012 pasó a ser reemplazado por Google Drive.

Google Drive no es solamente un servicio de alojamiento de archivos en la Nube, sino que además cuenta con varias herramientas muy interesantes, como por ejemplo un completo procesador de textos que nos permite crear textos y darles formato, almacenarlos en la Nube o enviarlos o exportarlos.

Para poder utilizar el servicio debemos disponer de una cuenta de usuario de Google, con lo cual la empresa nos regala 15 gigabytes de espacio gratuito para almacenar los archivos. Además puede ser utilizado en casi todas las plataformas, incluyendo en móviles con Android e iOS, ya que posee una muy buena aplicación para este caso.

Además incluye un poderoso y estable sistema de sincronización de archivos, lo cual nos permite acceder a nuestros archivos desde cualquier lugar, momento y dispositivo, para poder por ejemplo editar esos textos que hayamos creado.

Por supuesto cuenta con una variada cantidad de funcionalidades para darle estilo y diseño a nuestros textos, y como sucede con cualquier otro procesador de texto, siempre podemos imprimir el archivo, descargarlo a nuestra computadora o teléfono o bien mantenerlo almacenado en la Nube.

Si aún no conoces el procesador de textos de Google, puedes acceder a él desde este enlace.

StackEdit

Otra de las opciones de procesadores de texto online gratuito es StackEdit el cual tiene la particularidad de poderse utilizar a través del navegador web y es de código abierto, además de que incluye una amplia variedad de funciones muy útiles al momento de procesar textos.

Los aspectos más destacados de este procesador de textos online son no sólo el hecho de poder darle formato al texto que escribimos, sino que además luego al culminar podemos exportar el archivo en distintos formatos, entre los que se incluye PDF y HTML.

Asimismo, podemos exportar los archivos a diferentes servicios de almacenamiento en la Nube, incluyendo Dropbox, Google Drive, entre otros, o bien si lo deseamos podemos compartir el archivo en cualquier servidor SSH, o publicarlo directamente en sitios como Blogspot, Tumblr y WordPress.

Entre las principales características de este procesador de textos online podemos mencionar que permite personalizar su interfaz, e incluye soporte para temas y extensiones de aplicaciones.

Si bien podemos utilizar StackEdit sin necesidad de disponer de conexión a internet, lo cierto es que debemos tener en cuenta que los documentos de texto que creamos con este procesador son almacenados dentro del almacenamiento local del navegador, por lo que no podemos compartir esos archivos en diferentes navegadores o computadoras.

Por ello, lo mejor es que si decidimos utilizar este servicio online lo combinemos con algún espacio de alojamiento en la Nube, como puede ser Dropbox o Google Drive.

Si te interesa puedes probar StackEdit en este enlace.

WriteURL

Si requerimos de una herramienta online que nos permita no sólo crear archivos de texto, sino que además nos resulta imprescindible hacerlo de manera colaborativa, es decir con la participación de otros usuarios, entonces seguramente WriteURL es uno de los procesadores de textos online gratis que nos resultará más interesante.

Entre las características fundamentales que posee este procesador de textos online colaborativo podemos mencionar que brinda la posibilidad de darle formato y diseño a nuestros documentos, incluyendo funciones tales como modificación de fuentes, alineación, viñetas, encabezados y pie de página, soporte para enlace e imágenes, entre otras muchas funcionalidades.

En lo que respecta al almacenamiento de los documentos creados en WriteURL, podemos optar por exportar un archivo Word o HTML a través del navegador Google Chrome, podemos compartir el documento a través de una URL, o bien podemos almacenarla en su propio servidor.

Un aspecto interesante de su característica colaborativa reside en que cuando estemos trabajando en un archivo en WriteURL, los cambios que le hagamos al mismo de manera inmediata se reflejarán en tiempo real en la visualización del archivo en todos los usuarios que en ese momento estén también trabajando en dicho documento.

Si te interesa probar el servicio, puedes hacerlo de forma gratuita visitando este enlace.

Draft

Este es quizás uno de los procesadores de textos online gratis cuyas cualidades lo convierten en uno de los más profesionales de su tipo, ya que nos ofrece una enorme variedad de características y utilidades.

Entre otras cosas, podemos mencionar que Draft además de incluir las herramientas propias de un procesador de textos, también cuenta con la funcionalidad de control de versiones, es decir que nos brinda la posibilidad de poder distinguir distintas versiones de un mismo documento.

Asimismo, incluye soporte para sincronizar nuestros documentos en la Nube, a través de servicios tales como Dropbox, Google Drive o Evernote, y dispone también de herramientas que nos permite publicar los archivos directamente en sitios webs.

Entre otras cualidades que posee Draft, se destaca la posibilidad de poder acceder a nuestros documentos para editarlos de forma offline, con lo cual no necesitamos estar conectados a internet para realizar modificaciones en un texto en el cual estamos trabajando.

Si te interesa probar el servicio que brinda Draft, puedes acceder a través de este enlace.

Firepad

Al finalizar este repaso de herramientas para la edición de texto de forma online y gratuita, creemos conveniente mencionar Firepad, el cual básicamente es también un procesador de textos enriquecido, de código abierto, pero con el que además podemos escribir código.

Si bien puede resultar a primera vista como un editor de textos bastante sencillo y simple, lo cierto es que con Firepad podemos trabajar de manera colaborativa, por lo cual podemos realizar archivos en conjunto con otros usuarios, algo realmente conveniente cuando nos encontramos creado código.

Para poder mantener el control sobre los documentos creados, Firepad incluye una barra en la cual podemos visualizar cuáles son los usuarios que se encuentra conectados en tiempo real trabajado sobre el archivo en cuestión.

En lo que respecta al método para compartir los documentos creados en este servicio, podemos hacerlo a través de un enlace que podemos enviar a quien lo requiera.

Puedes probar el servicio gratuito de Firepad en este enlace.