Las tarjetas Perforadas: historia de la computadora

Para ti hoy en día es normal hablar de gigabytes o terabytes de capacidad. Pero hubo un tiempo, no muy lejano, y en esta galaxia, en donde la información se almacenaba en láminas de cartón. Aunque no lo creas.

Estas eran llamadas tarjetas perforadas, y cumplían la misión de almacenar programas y datos igual que las modernas unidades de almacenamiento.

Estas tarjetas perforadas fueron la evolución necesaria para no tener que escribir el programa cada vez que tenía que ejecutarse, y poder almacenar los resultados en un medio mucho más cómodo que pilas de papel

En su tiempo estas tarjetas perforadas fueron una verdadera revolución, y fueron uno de los pilares para el desarrollo de la informática tal como la conoces.

Si quieres saber más sobre las tarjetas perforadas, en este post encontrarás información muy interesante y explicada de manera clara y sencilla.

Qué vas a encontrar aquí: Qué son las tarjetas perforadas. Para qué sirven las tarjetas perforadas. Historia de las tarjetas perforadas. Tipos de tarjetas perforadas y mucho más!

La computación y las tarjetas perforadas

Índice de Contenidos
  1. Qué son las tarjetas perforadas?
  2. Historia de las tarjetas perforadas
  3. Para que sirven las tarjetas perforadas? Características de las tarjetas perforadas 
  4. ¿Cómo funcionan las tarjetas perforadas?

Qué son las tarjetas perforadas?

Cuando todo comenzó, la información se almacenaba en papel, y las grandes computadoras se programaban cada vez que tenía que utilizarlas. Este panorama cambió cuando aparecieron las primeras tarjetas perforadas para computadora.

Si bien este método era usado ya hace algunos siglos atrás para el control de maquinarias e instrumentos musicales, como veremos más adelante, lo cierto es que las tarjetas perforadas en las computadoras aparecieron en la década de 1950.

Se podría decir que las tarjetas perforadas fueron el primer dispositivo que permitió almacenar y ordenar datos con el fin de automatizar el funcionamiento de las computadoras.

Básicamente, una tarjeta perforada es una lámina de cartulina con una serie de perforaciones hechos de acuerdo a la programación efectuada en ellas. Podría decirse que es una sistema digital, ya que utiliza valores como “0” y “1”.

La computación y las tarjetas perforadas

Lo que dictamina los datos es la presencia o ausencia de agujeros en zonas específicas de la tarjeta. Con el equipamiento necesario, estos agujeros son leídos y traducidos a datos.

Historia de las tarjetas perforadas

Antes de ser utilizadas para almacenar programas y datos en las computadoras de los años 1950, las tarjetas perforadas recorrieron un largo camino.

Todo comenzó en 1725. En ese año, el inventor francés de nombre Basile Bouchon toma un concepto proveniente de la relojería y las cajas de música y lo adapta, mediante una cinta perforada, con el fin de utilizarlo para controlar de manera semiautomática un telar.

Basile Bouchon

Estas cintas de papel perforado almacenaban los patrones de las prendas que serían fabricadas en el telar.

Con el tiempo, precisamente en 1728, esta cinta perforada sería reemplazada por Jean-Baptiste Falcon, el asistente de Bouchon, con tarjetas perforadas, mucho más sencillas de realizar y usar.

Otro que añade cambios al concepto es Jacques de Vaucanson, quien en 1745 crea el primer telar completamente automático.

Algunos años más tarde, precisamente en 1801, y sobre la base de lo desarrollado hasta entonces, Joseph Marie Jacquard fabrica su telar mecánico, controlado por tarjetas perforadas.

Primer telar mecánico de tarjetas perforadas

El cambio fundamental del invento de Jacquard, y motivo de su fama, es que este telar podría ser operado por personas prácticamente sin experiencia.

Charles Babbage y su “Máquina Analítica”

Dejando atrás los telares, la primera concurrencia entre las tarjetas perforadas y las computadoras ocurrió en 1837, cuando el matemático Charles Babbage creó su “Máquina Diferencial”.

Este dispositivo fue desarrollado con la premisa de ser programable, con el fin de poder realizar otros cálculos diferentes. Por este motivo el británico Babbage usó las tarjetas perforadas, las cuales almacenaban las instrucciones y también servían para las respuestas.

Lamentablemente, la Máquina Diferencial nunca pudo ser construida en su época.

Máquina diferencial de Charles Babbage

IBM y las tarjetas perforadas

El siguiente gran paso en la historia de las tarjetas perforadas viene de la mano del norteamericano Herman Hollerith. Este desarrolló un dispositivo electromecánico que utilizaba cintas perforadas, llamada “Máquina tabuladora”.

La importancia de su invento radica en que las tarjetas perforadas que utilizaba la Máquina Tabuladora se usaron por primera vez para tratar y almacenar datos masivos.

Esto ocurrió en el Censo de los Estados Unidos de 1890, que permitió que los datos de millones de personas fueran procesados en apenas 3 años, algo impensado para aquellas épocas.

Cabe destacar que Hollerith fue uno de los fundadores de IBM, International Business Machines.

Más tarde, en 1928, IBM introdujo en el mercado una tarjeta perforada de 80 columnas que utilizaba agujeros de forma rectangular, antecesora de los tipos de tarjetas más modernas.

Máquina tabuladora de tarjetas perforadas

Ya a partir de la máquina tabuladora y otros dispositivos, se comenzó a ver un cambio importante en como las empresas podían y debían almacenar y procesar sus datos.

Tal es así que ya para la década de 1950, las tarjetas perforadas eran usadas asiduamente allí en empresas e instituciones para la gestión y almacenamiento de datos.

El fin de las tarjetas perforadas

Si bien hoy en día el sistema de las tarjetas perforadas ya no se usa más debido a la evolución en los medios de almacenamiento, todavía fue posible verlas en acción hasta bien entrada la década de 1980.

La debacle de la tarjeta perforada comenzó ya en la década de 1960 con el desarrollo de los medios magnéticos, más seguros y capaces. Luego llegaron los discos duros, los medios de almacenamiento óptico y las memorias de estado sólido. Pero eso es otra historia.

Para que sirven las tarjetas perforadas? Características de las tarjetas perforadas 

La forma más sencilla y rápida de hablar sobre las tarjetas perforadas es decir que funcionaban de forma similar a un pendrive o tarjeta de memoria. En ellos se guardan datos y programas, y en la tarjeta perforada también. Guardando la distancia de capacidad y performance, las tarjetas perforadas fueron la piedra angular del desarrollo de la informática moderna.

Básicamente la tarjeta perforada es una lámina de cartulina capaz de almacenar información en código binario, es decir ceros y unos. Con este criterio, las respuestas que se podían obtener eran poco limitadas. Sin embargo en aquellas épocas era todo lo que se necesitaba.

Tipos de tarjetas perforadas

Si bien el principio básico de la tarjeta perforada no cambió a través de los años, lo cierto es que algunas de sus características si lo hicieron. Cambiaron de formato, de tipo de agujeros y de capacidad, pero el concepto detrás de ellas nunca cambio: Almacenar información.

Estas láminas de cartón agujereadas, eran fabricadas de acuerdo al tipo de computadora que las utilizaba, es decir que no había ningún tipo de estandarización. En ese sentido, también cambiaron de tamaño, con el fin de diferenciarlas aún más entre fabricantes.

Es decir que las tarjetas perforadas no podían ser intercambiadas entre computadoras, ya que su formato no sería reconocido.

Si bien hacia 1928 también cambiaron de tamaño, como podrás ver más abajo, uno de los formatos más usados era el de 21.5x 9 cm.

Sin embargo, la mayoría de las tarjetas perforadas coincidían en la distribución de los datos. En este punto cabe destacar que el número de columnas variaba según las dimensiones de la tarjeta.

Pila de tarjetas perforadas

Otra de las características más interesantes de las tarjetas perforadas es que generalmente una de las esquinas de la misma se cortaba. Esto era con el objetivo de identificación y organización.

También las tarjetas perforadas podían estar impresas. Estas impresiones podían incluir diversos campos de información, así como logotipos y otros datos de interesas para su gestión.

Sabías que grupo de tarjetas perforadas es llamado mazo? Y que para perforar las tarjetas era necesario un lápiz especial?

Capacidad y formatos de tarjetas perforadas

Más arriba se habla de la poca estandarización de las tarjetas perforadas. Todos los fabricantes tenían un tamaño o tipo de agujero específico para su máquina. Si quieres saber los principales tipos de tarjetas perforadas, sigue leyendo.

  • Tarjetas perforadas Hollerith: Esta es la tarjeta perforada usada en el censo de 1890 en los Estados Unidos. Tanía un tamaño de 9 x 21.5 cm. Sus agujeros eran redondos y contaba con 24 columnas de capacidad.
  • Tarjeta perforada UNIVAC: Esta tarjeta perforada para la computadora Remington-Rand UNIVAC ofrecía agujeros redondos, y contaba con 45 columnas con 12 espacios para perforar. Esto daba como resultado unos 90 caracteres.
  • Tarjetas de apertura: Este tipo de tarjeta perforada incluye una abertura en la que puede insertarse microfilm. Mientras que el microfilm contiene puede contener planos u otra información gráfica, el resto de la tarjeta posee perforaciones para leer datos.
  • Además, este tipo de tarjeta perforada puede contener información impresa para su identificación y gestión. Cabe destacar que marca según el código Hollerith.
  • Tarjeta perforada IBM de 51 columnas: La tarjeta perforada de 51 columnas es básicamente una tarjeta de 80 columnas que se podría acortar de acuerdo a las necesidades del usuario. Las tarjetas perforadas de 51 columnas fueron usadas en su época en la venta minorista.

Operario de tarjetas perforadas

  • Tarjetas Mark Sense IBM: Este tipo de tarjetas Mark Sense, son quizás más conocidas como tarjetas electrográfica. Contaban con óvalos preimpresos que debían ser marcados con un lápiz especial. También podían ser perforadas previamente para añadir información básica.
  • Tarjeta perforada IBM de 80 caracteres: Uno de los tipos de tarjetas perforadas más viejos que existen. Fue desarrollado en 1928 y contaba con 80 columnas con 12 lugares de perforación cada una, y un carácter para cada columna. Tenía agujeros rectangulares y media aproximadamente 8.25 x 18.73 cm. Fue una de las tarjetas más usadas, de hecho muchos fabricantes tuvieron que modificar sus equipos para adaptarlos al uso de esta tarjeta de IBM. Prácticamente el único cambio que sufrió esta tarjeta ocurrió en 1964, cuando la empresa modifica sus esquinas cuadradas a otras redondeadas.

¿Cómo funcionan las tarjetas perforadas?

Como has leído en este post, las tarjetas perforadas se usaron para el almacenamiento de rutinas, programas y datos desde mucho antes de la invención de la computadora.

Antes de la informática, las tarjetas perforadas eran utilizadas para escribir una secuencia de instrucciones que eran ejecutadas por determinadas máquinas en el ámbito textil.

Pasados algunos años, el concepto se desarrolló y evolucionó en su soporte en donde se podían almacenar y leer datos. Aplicada a la informática y las computadoras, una tarjeta perforada tenía una variedad de agujeros. Y zonas en donde no los había.

Operarios trabajando con tarjetas perforadas

Es decir que si existían o no perforaciones en una zona específica de la tarjeta indicaba una “1” o un “0”, básicamente presencia o ausencia de información. Esto significa que las tarjetas perforadas funcionaban mediante el código binario.

Ahora para poder leer esas perforaciones, y que se transformaran en datos era necesaria una máquina especial, llamada “Lectora de tarjetas perforadas”.

Básicamente, una lectora de tarjetas perforado por computadora es un periférico de entrada, el cual permitía leer las secuencias de perforaciones y enviarlas a la computadora. Este último equipo se encargaba de traducir esos datos y convertirles en instrucciones o información.

Estos equipos lectores de tarjetas perforadas eran capaces de leer perforaciones en una tarjeta a una velocidad de entre 300 y 2000 CPM (Cards per minute). Esto en español significa “Tarjetas por minuto”.

Esto lo hacían más específicamente a una velocidad de aproximadamente 2.500 CPS (Characters per second), o en español caracteres por minuto.

Lectora de tarjetas perforadas

Estas lectoras leían las tarjetas perforadas mediante una serie de cepillos mecánicos. Estos, cuando hay contacto con una base a través del agujero, marcan un “1”. Si no hay contacto debido a que no hay perforación, marca un “0”.

También existieron modelos que funcionaban con un concepto similar, pero utilizaban sensores eléctricos.

Aquí podrás conocer la historia completa de la computadora

Graciela Marker

Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para darte una mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más Información sobre nuestras Cookies