Historia de la computadora: Altair 8800

Si bien se debe mencionar a la Kenbak-1 de 1971 como la primera computadora personal de la historia, lo cierto es que al haberse construido apenas unas 40 unidades, no tuvo el éxito comercial que se esperaba.

Y por lo tanto no pudo cambiar el escenario de aquellos días, donde sólo los grandes centros de estudio y las empresas podían contar con una computadora.

Hubo que esperar al año 1975 hasta que apareciera en el mercado una microcomputadora en forma de kit, llamada Altair 8800, para que estos dispositivos informáticos pudieran dar el salto de las universidades a las habitaciones de los entusiastas.

En este sentido, no cabe ninguna duda que la Altair 8800 fue la computadora que le abrió la puerta a la informática a toda una generación. Este dispositivo, vendido en forma de kit fue extremadamente popular, y se llegaron a armar miles de estas computadoras.

Con el paso de los años, obviamente sus capacidades fueron superadas, pero nadie que las haya visto en acción, o mejor aún que las haya armado, podrá olvidarlas.

Si quieres saber más acerca de la Altair 8800, en este artículo encontrarás todas las respuestas que necesitas.

Qué vas a encontrar aquí: Que el Altair 8800. Para qué sirve la Altair 8800. Historia de la Altair 8800. Características de la Altair 8800 y mucho más!

Computadora Altair 8800

Índice de Contenidos

    Qué es la Altair 8800?

    En pocas palabras, la Altair 8800 fue una computadora desarrollada en el año 1975 por una empresas llamada Micro Instrumentation and Telemetry Systems (MITS).

    Esta empresa comenzó desarrollando varios tipos de sensores y kits para telemetría de cohetes, para aficionados amateur, un hobby muy extendido por aquella época. De esto hablaremos un poco más adelante.

    La Altair tiene la distinción de ser una de las primeras computadoras diseñadas para el hogar. Si bien sólo la podían usar quienes tenían conocimientos en programación y electrónica, consiguió hacerse u lugar importante entre las preferencias de estudiantes y hobbistas.

    Esta computadora se ofrecía en kits, que el usuario tenía que armar, es decir soldar los componentes, armar el gabinete y demás. Por este motivo la Altair tuvo tanto éxito: Se podía demostrar en una sólo proyecto habilidades de electrónica e informática, conceptos que en aquellas épocas tampoco estaban tan separados.

    Sin embargo, para quienes que no tuvieran habilidad con el soldador y el estaño, pero quisieran usar una Altair 8800, se vendía también una versión completamente terminada. Es decir la enchufabas, la programabas y la usabas. Obviamente que el modelo previamente armado costaba unos cuantos dólares más.

    Computadora Altair 8800

    Esta computadora no podía teclado, es decir que la tenías que programar mediante los interruptores que estaban en el frente del gabinete. De ellos había 25 para controlar funciones como el encendido y otros controles diversos como la carga de los datos binarios directamente en la memoria de la máquina.

    En cuanto a los resultados, estos debían interpretarse de acuerdo a la lectura de los 8 LED de color rojo. Esto era en las primeras versiones de la Altair. Más tarde se agregaría una salida de video dedicada.

    En este sentido, la empresa fabricante de la Altair 8800 con el paso de los años desarrolló y fabricó varias tarjetas de expansión, incluyendo una tarjeta de RAM, una tarjeta de video, una unidad de disquetera que usaba diskettes de 8”, una placa de puerto serie para su conexión con una terminal y otros periféricos.

    Computadora Altair 8800

    Esta computadora de uso personal marcó una época. Y a pesar de tener que abrirse paso en un mundo en donde no existían los sistemas operativos para este tipo de dispositivos ni mucho menos las interfaces gráficas, su éxito permitió que la informática fuera parte de las cosas de todos los días.

    Historia de Altair 8800 

    La historia de la Altair 8800 comienza a finales de la década de 1960. Precisamente en 1968. Todo comenzó en una base militar de la fuerza aérea norteamericana ubicada en Kirtland, Nuevo México, donde los actores de esta obra trabajaban juntos.

    Los ingenieros Ed Roberts y Forrest M. Mims III, junto a Stan Cagle, un amigo de la universidad, y Robert Zaller oficial en aquella base, los protagonistas, fundan MITS. Todos trabajaban juntos en el mismo proyecto, lo que suscitó la idea de llevar a cabo algo juntos.

    Después de algunas idas y venidas, los cuatro deciden montar una empresa para el diseño y construcción de sensores y kits para telemetría de cohetes para aeromodelismo, aprovechando sus amplios conocimientos en electrónica e ingeniería.

    Ed Roberts

    Este pequeño emprendimiento es montado en el garaje de Roberts, y comienzan a trabajar.

    Sin embargo, en 1969, Roberts le compra la compañía a sus socios y decide cambiar la estrategia de negocios de la empresa, dedicándose al desarrollo y fabricación de kits de calculadoras. Le fue bastante bien por un par de años.

    Lamentablemente, o afortunadamente según como se lo vea, en 1972 Texas Instruments lanzó al mercado el TI TMS0119, un chip para calculadoras. Simultáneamente, lanzó la TI 2500, una calculadora de bolsillo que podía conseguirse a mucho menos precio que los kits de MITS. Y además no había necesidad de ensamblarlos.

    Esto por supuesto casi pone en bancarrota a MITS.

    Pero Roberts era un tipo duro. Con la salida al mercado de los procesadores Intel 8008 y 8080, y viendo como muchos aficionados desarrollaban kits de microcomputadoras con estos procesadores, vislumbro la posibilidad de meterse en este mercado.

    Los orígenes de la Altair 8800 se remontan a 1974, cuando Jonathan Titus presenta en la revista Radio-Electronics el Mark-8, una microcomputadora que no tuvo demasiado éxito en el mercado.

    Microcomputadora de Jonathan Titus

    La falta de interés en el proyecto se debió fundamentalmente a que los componentes necesarios para su armado eran difíciles de conseguir.

    En ese entonces, su principal competidor, Popular Electronics no quería perder su parte en este incipiente negocio. Por este motivo se reunió con Roberts para esbozar un diseño de microcomputadora simple de armar y cuyos componentes fueran fáciles de conseguir.

    La diferencia principal del diseño de la Altair 8800 con respecto a la Mark-8 de Titus era que se utilizaba una PCB, una placa impresa en lugar del cableado punto a punto.

    El diseño de la Altair estuvo en manos del propio Roberts, de Bill Yates y de su ex socio Mims III. Este último también confeccionó el manual de instrucciones. El precio de ello fueron algunos kits de la Altair 8800 para su uso propio.

    El componente principal de la Altair 8800 era el procesador de Intel 8080. Dice la historia que Roberts los consiguió de Intel a u$s 75, cuando en realidad su coste era de u$s 360. Los procesadores tenían fallas estéticas, por eso el precio.

    Una vez terminado de construir el primer prototipo de la Altair 8800, se envió para ser evaluado por Popular Electronics a Nueva York en tren. Lamentablemente este ejemplar nunca llegó a destino debido a que los trabajadores ferroviarios estaban en huelga.

    De cualquier manera, el artículo se pudo publicar gracias a que había suficientes fotos de buena calidad. Esto les dio el tiempo suficiente para preparar otro kit, que se presentó formalmente en el número de enero de 1975 de Popular Electronics.

    Publicidad gráfica de Altair 8800

    Con respecto al nombre de esta icónica computadora, se debe a una serie de televisión, Star Trek. Precisamente se debe al nombre de un planeta en que la Enterprise debía viajar, Altair. El nombre fue elegido por la hija de 12 años, Lauren Salomon, del editor de la Popular Electronics.

    Aquel número de la Popular Electronics, donde la Altair 8800 ocupaba la portada, encendió un mercado ávido por un dispositivo potente como este.

    Luego de ello, finalmente, Roberts pudo disfrutar de su éxito. Al estar equipado con un procesador potente, para aquella época, la Altair se vendió por cientos a aficionados a la computación y la electrónica.

    Y la Altair 8800 no era precisamente barata. Cada kit listo para montar costaba u$s 397, mientras que la versión armada costaba u$s 498.

    A pesar de todo se vendió muy bien. Las proyecciones de MITS eran vender unas 200 Altair ese año, pero se superó con creces, ya que se lograron colocar 2000 sólo en el primer mes de venta.

    Computadora Altair 8800

    La Altair 8800 comenzó con una revolución informática que nada ni nadie pudo parar hasta el día de hoy. E inspiró a cientos de miles a seguir por este camino. Que más ejemplo podemos mencionar que el de Steve Wozniak, que pertenecía al “Homebrew Computer Club”, creado para charlar sobre la Altair.

    Cuenta Wozniak en su biografía que tras ver su primera Altair 8800 en aquel club, lo inspiró de tal manera que lo llevó a crear el Apple I.

    Unos pocos años más tarde, precisamente en 1977, MITS fue comprada por Pertec Computer Corporation. Esta empresa comenzó a comercializar la computadora sin cambios en su hardware. El único cambio fue el de nombre, que pasó a ser PCC 8800 en el año 1978.

    Ed Roberts luego de ello ingresó a la escuela de medicina a los 35 años de edad, se recibió y ejerció de médico rural hasta su muerte, acontecida en 2010, de neumonía.

    Ed Roberts

    Usos y características de la Altair 8800

    La Altair era una microcomputadora multipropósito. Es decir que mediante la debida programación, podía llevar a cabo cualquier tarea.

    Por este motivo, los usuarios que compraron la Altair en su momento eran muy variados. Desde hobbistas y aficionados a la informática hasta pequeñas empresas que las usarían para administrar sus negocios.

    Por supuesto que también se las uso mucho en el ámbito de la educación. Es decir que para la Altair 8800 existía un amplio nicho de consumidores. Esto es por la gran flexibilidad del equipo, gracias a la modularidad, de la que hablaremos más abajo.

    Precisamente por este motivo, tuvo tanto éxito en sus años de venta.

    En este éxito de ventas, tiene mucho que ver el diseño de la Altair. En este equipo se incluyó por primera vez un concepto que después sería adoptado por otros fabricantes y desarrolladores: La modularidad.

    Interior de la computadora Altair 8800

    ¿Qué significa modularidad? Para entender mejor el concepto, vamos a explicarte básicamente como era una Altair.

    Esta microcomputadora internamente estaba compuesta por una placa base, una placa para la CPU y otra para la memoria, unos 256 bytes. También había 5 placas de control más que se conectaban a la placa base mediante un conector de 100 pines.

    A este bus se le llamó Bus S-100, y con el tiempo se convirtió en un estándar que todos los demás acabarían usando, llamado IEE-696.

    Gracias a la modularidad del diseño del bus, MITS fue capaz de con el tiempo, ir ampliando la capacidad del Altair con poco trabajo. Es por ello que se pronto se pudo contar con tarjetas para ampliar la RAM, una interfaz RS232 para conectarse a otros periféricos y un lector de cintas de papel, entre otros.

    Interior de la computadora Altair 8800

    Para abastecer de energía a la Altair 8800, se contaba con una fuente de alimentación que era capaz de ofrecer 2 ramas, una de +8V y la otra de +18V. Los restantes voltajes como los 5V y los 12V para TTL y la interfaz RS232 se obtenían mediante reguladores y demás electrónica.

    Con el tiempo, se añadió una fuente de alimentación de más potencia para poder dar energía a las demás placas sin problemas.

    Por último, los kits se enviaban con todos sus componentes, las placas, y el gabinete, el cual estaba compuesto por dos piezas.

    Programación de la Altair 8800

    Los primeros modelos de la Altair 8800 no contaban con teclado ni ningún otro método de ingreso de datos. Como podrás imaginar, programar la Altair 8800 era un proceso bastante complicado, ya que había que bajar y subir los interruptores hasta conseguir ingresar las instrucciones para el procesador Intel 8080.

    Pero gracias a la modularidad, de la cual hemos hablado más arriba, a la Altair 8800 se le podían añadir otras capacidades.

    Cintas de papel perforadas para programación

    Entre ellas un lector de cintas de papel. Esto le permitió dar un paso gigante. Poder ser programada sin tener que usar los interruptores del frente. Es decir usando un lenguaje de programación.

    En este sentido, Roberts recibió una carta de una empresa que recién estaba comenzando ofreciéndole una versión de BASIC para la Altair.

    Quienes hicieron esta oferta a Roberts fueron Bill Gates y Paul Allen, nombres por aquel entonces completamente desconocidos, pero que harían historia.

    El responsable de MITS pronto se mostró interesado en la oferta, por lo cual Gates y Allen se pusieron a trabajar en su versión de BASIC.

    En poco tiempo, este BASIC en cinta de papel, llamado Altair BASIC fue entregado por Allen a Roberts, y cuenta la historia que funcionó sin problemas la primera vez que se ejecutó en el equipo.

    Bill Gates con una computadora Altair 8800

    Obviamente este increíble adelante para la Altair, también lo fue para sus usuarios, que fueron capaces de programar mucho más fácilmente que antes. Asimismo, le abrió la puerta a otros usuarios, que no querían enfrentarse a la dura experiencia de programar una Altair a través de interruptores.

    Este fue un giro más que importante para la Altair 8800, y el comienzo del camino para Microsoft y todos sus productos.

    Conoce todo sobre la historia de la computadora

    Graciela Marker

    Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Usamos cookies para darte una mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más Información sobre nuestras Cookies