Las energías limpias

En nuestra vida diaria, acostumbrados a los parámetros que desde antaño son aplicados para el funcionamiento de casi todo lo que nos rodea, no somos conscientes que con determinadas acciones cotidianas podemos estar contribuyendo a dañar el planeta. Si bien son muy difundidos y conocidos los daños que los tipos de energías que utilizamos frecuentemente ocasionan al medio ambiente, lo cierto es que aún no se ha tomado conciencia global real del asunto.

No obstante, lo cierto es que desde que el mundo es mundo conviven con nosotros las llamadas energías alternativas, dentro de las cuales se encuentran las denominadas energías limpias, las cuales con su utilización, en reemplazo de los tipos de energía que suelen utilizarse en la actualidad, se alcanzan importantes beneficios, sobre todo en relación al medio ambiente en el que habitamos.

Energías como la solar, la eólica y otras han estado presentes a lo largo de la historia de la humanidad, sin embargo se estima que a partir de la primera máquina de vapor, desarrollada por James Watt, y con la consecuente industrialización en la cual se sumergió el mundo, las energías limpias que se obtienen de elementos naturales que nos rodean, fueron reemplazadas para dar lugar a las energías que son obtenidas a través de la implementación de motores eléctricos y térmicos, dando como resultado con el paso de las décadas a diversos perjuicios, como por ejemplo el calentamiento global.

Hoy, con el exponencial crecimiento del consumo a nivel masivo, las energías alternativas y las energías limpias han sido nuevamente incluidas en la discusión generalizada, como un factor determinante que puede proveernos de la energía que necesitamos sin los consecuentes daños al planeta, y es por ello que en las últimas décadas ha crecido en sobre manera el interés de las empresas y los gobiernos en el desarrollo de tecnología basada en energías alternativas, limpias y renovables.

Esto ha dado como resultado que en la actualidad podemos encontrar una significativa presencia de las energías alternativas en distintos lugares del mundo, y si bien estas energías inagotables y limpias aun conviven con las energías tradicionales no renovables, lo cierto es que no deberán pasar muchos años para que finalmente el consumo de energía a nivel mundial se vuelque por la alternativa infinita que proveen las energías limpias. Es por ello que los expertos en el tema aseguran que el futuro energético será sin dudas de las energías limpias.

Para tener un acercamiento a lo que significa el concepto de energías limpias, también denominadas por muchos como las energías verdes, debemos decir que en líneas generales se trata de distintos mecanismos, tecnologías y procesos que permite obtener energía de elementos naturales, a través de procesos de extracción y generación, con el beneficio de ser interminables y que además no provocan impacto ecológico en el medio ambiente, por lo que también podríamos clasificarlas como energías ecológicas.

Si bien es cierto que durante los procesos de obtención de todos los tipos de energías posibles existe un posible daño medioambiental, incluso en lo que se refiere a energías amigables con el medio ambiente, lo cierto es que el perjuicio que provoca la obtención de energías limpias al medio ambiente es sumamente reducido en comparación a lo que sucede con la obtención y desarrollo de las energías que se utilizan en la actualidad, las cuales en su mayoría provocan un daño tan severo que terminan dejando una huella imborrable de su presencia en el ecosistema.

Por sus grandes beneficios, las energías limpias son miradas hoy como una de las alternativas más probables para un futuro inmediato. En este artículo repasamos algunos aspectos básicos de las energías limpias, los tipos de energías limpias que existen en la actualidad y los alcances que la misma puede llegar a alcanzar en las próximas décadas.

Antes de conocer más sobre las tecnologías limpias, te invitamos a leer este post sobre los tipos de tecnología: Tipos de tecnologías y ejemplos

Índice de Contenidos

    Qué son las energías limpias?

    Antes de comenzar a repasar las características principales que reúnen las llamadas energías limpias, es importante hacer una diferenciación. En este sentido, debemos señalar que así como existen las energías limpias, en contrapartida existen aquellas energías consideradas sucias, que son básicamente las energías contaminantes.

    En líneas generales, las energías sucias o contaminantes son todas aquellas que durante su proceso de producción, distribución y consumo provocan importantes e irreversibles daños en el medio ambiente, al tiempo que poseen altos costos ambientales. Se incluyen en esta categoría las energías más conocidas por el hombre, como por ejemplo la obtención de energía a través de la quema de combustibles fósiles o la energía nuclear y demás.

    Al contrario de ello, en el caso de las energías limpias se emplea el potencial natural de los elementos propios del planeta, es decir que para su producción y generación se aplica el calor y la fuerza que poseen dichos elementos naturales. De esta manera, el daño que la producción de energías limpias provoca al medio ambiente y a las personas es casi nulo.

    Al mismo tiempo debemos hacer una diferenciación entre las energías limpias y las energías renovables, ya que si bien muchas veces veremos que ambas palabras son utilizadas como sinónimo, lo cierto es que no son lo mismo. Cabe destacar que las energías renovables o sustentables son aquellas que durante su proceso de obtención y generación no se produce la pérdida o agotamiento de la materia prima, ya que la naturaleza se encarga de reponerla. Por supuesto que algunas de las energías renovables pueden ser consideradas energías limpias, pero es importante tener en cuenta que no todas las energías limpias provienen de fuentes renovables.

    Pues bien, si tenemos que definir el concepto de energías limpias, debemos decir que dentro de la categorización de las energías limpias se encuentran todas aquellas energías que en el proceso de obtención, producción y generación no se ejerce contaminación durante la producción de las energías tradicionales, por lo que contribuye al bienestar del medio ambiente.

    Además, las energías limpias pueden ser también energías renovables o no. En el caso de una energía renovable que provoca emisiones de gases de invernadero no estaríamos frente a un tipo de energía limpia, sino simplemente se trataría de una energía renovable o sustentable, ya que en definitiva una energía limpia, como su nombre lo indica, es aquella que no realiza emisiones a la atmósfera ni contamina de otro modo.

    En la actualidad, las formas básicas de los tipos de energías limpias disponibles en nuestro planeta suelen ser aquellas energías que provienen del agua, del sol y del viento. Ejemplos claros de energías limpias aplicadas actualmente son los parques eólicos, los paneles solares, entre otros. De todas formas, hay que destacar que existen alternativas como el llamado carbón limpio que también es considerada como una forma de energía limpia.

    Tipos de energías limpias

    Como hemos podido ver, actualmente existen diversas variantes que son consideradas como energías limpias, y es por ello que dentro de las mismas se suele categorizar los diferentes tipos de energías limpias que se utilizan en mayor o menor medida, debido a sus posibilidades, sus costos y su aplicación en la vida cotidiana.

    En este punto es importante mencionar que las energías limpias no es lo mismo que las energías renovables, sobre lo que nos explayaremos más adelante en este artículo. Es por ello que podemos decir que las principales energías limpias son aquellas que utilizan las fuentes no contaminantes, como por ejemplo la energía solar, la hidroenergía, la eólica y la geotérmica, y otras que se desprenden de las mismas fuentes naturales.

    Si préstamos atención a ello, podemos ver que cada una de las energías limpias está relacionada a cada uno de los cuatro elementos naturales que nos ofrece nuestro planeta, es decir el agua, la tierra, el aire y el fuego.

    A continuación repasaremos los diferentes tipos de energías limpias disponibles, y veremos cuáles son no sólo sus características principales, sino también los beneficios y desventajas de cada una de ellas.

    Energía solar

    Cuando hablamos de energías limpias, una de las principales y siempre citadas es la energía solar, la cual como su nombre lo indica se obtiene a través de la radiación que emana el sol. A partir de complejos procesos, la irradiación de energía solar puede ser aprovechada de manera activa, con la utilización de por ejemplo paneles fotovoltaicos, o bien de manera pasiva, donde no se necesita la utilización de colectores térmicos, ya que basta por ejemplo con construir una casa con orientación hacia el sol y características especiales para poder aprovechar su luminosidad. Este último es el método más antiguo de aprovechar la energía del sol.

    En líneas generales, debemos señalar que dentro de lo que se considera energía solar activa, existen dos tipos diferentes de energía solar: la energía solar térmica y la energía solar fotovoltaica. A grandes rasgos, la llamada energía solar térmica es aquella en la que la radiación solar es aprovechada para el calentamiento de agua, a través de la utilización de colectores solares. Suele ser la energía solar más conocida y que podemos encontrar en las más diversas aplicaciones, ya que se trata de una de las variantes de energía limpia más económica.

    En el caso de la energía solar fotovoltaica, básicamente se trata de aquella energía que aprovecha el efecto fotovoltaico del sol para generar corriente eléctrica continua, para lo cual debe emplearse los conocidos paneles solares. Este tipo de energía solar está siendo cada vez más utilizado en el mundo, ya que permite entre otras cosas la obtención de corriente que a nivel doméstico es utilizada como electricidad.

    Pros y contras de la energía solar

    Como todos los tipos de energía limpia, la energía solar posee una serie de ventajas y desventajas que son determinantes a la hora de implementar este tipo de sistema de obtención de energía. Algunos de los principales beneficios y contras que poseen son los que se listan a continuación.

    Ventajas:

    • Es que es una fuente de energía renovable e inagotable.
    • Posee un nivel muy bajo de contaminación.
    • No produce gases de efecto invernadero.
    • Es respetuosa y amigable con el medio ambiente.
    • Requiere una inversión económica que puede ser amortizada en el corto plazo.
    • Posee un mantenimiento sencillo.
    • Puede ser utilizada en reemplazado de combustibles fósiles.
    • Permite llevar energía a sitios remotos.

    Desventajas:

    • Dependen de los factores climatológicos en su obtención. Por ejemplo, las nubes reducen su potencia.
    • La emisión de radiación se encuentra limitada a horarios determinados.
    • Existen diferencias debido a factores geográficos.
    • Los materiales de desecho que resultan de la fabricación de paneles fotovoltaicos son tóxicos.
    • Es de difícil almacenamiento.

    Energía eólica

    Se denomina energía eólica a la energía que puede obtenerse a través de la energía cinética del viento, es decir que una plataforma de energía eólica funciona con un conjunto de aerogeneradores, los cuales son capaces de absorber la fuerza de las corrientes de aire, luego de lo cual realiza el proceso de transformar dicha fuerza en electricidad.

    Imitando a los molinos de viento, el aerogenerador es un tipo de dispositivo cuya forma nos recuerda precisamente a un molino blanco, pero con un tamaño gigantesco. Dentro del funcionamiento de estos, las hélices giran con la fuerza del viento, generando así la llamada energía cinética, luego de lo cual producen energía mecánica. A partir de allí, esta energía mecánica es enviada a un generador que se encuentra ubicado en la propia estructura del molino que mencionamos, y será allí donde la energía obtenida será transformada en energía eléctrica del tipo eólica.

    Actualmente en su conformación, existen dos tipos de formatos de aerogeneradores, por un lado los horizontales y por el otro los verticales, siendo los más utilizados en el mundo los que poseen eje horizontal, ya que han resultado más eficientes. Pero además de ello, su emplazamiento determina el tipo de energía eólica que se obtiene en el proceso.

    En este sentido debemos saber que existen dos tipos de energía eólica, la llamada energía eólica terrestre, la cual se caracteriza por el hecho de ubicar los aerogeneradores sobre superficie firme de terreno, y por el otro la energía eólica marina, que si bien posee el mismo tipo de funcionamiento que la terrestre, lo cierto es que es utilizada en menor medida, debido a que en este caso los aerogeneradores se emplazan en el mar, con lo cual su mantenimiento es más costoso.

    Pros y contras de la energía eólica

    Así como sucede con la energía solar, la energía eólica posee también una serie de beneficios y contras que son determinantes en el momento de decidir implementar este tipo de sistema de obtención de energía. Algunas de las principales ventajas y desventajas que poseen son los que se listan a continuación.

    Ventajas:

    • Es una energía renovable e inagotable.
    • Se encuentra en casi todos los rincones del planeta, ya que se obtiene del viento.
    • No contamina ni produce gases tóxicos.
    • El costo de instalación y mantenimiento es bajo en comparación con otros sistemas de energías limpias.
    • Ideal para zonas muy ventosas.
    • Ideal para poder distribuir energía en zonas rurales y poblados alejados.
    • Ayuda a evitar el cambio climático.
    • Puede convivir con otros usos del suelo.

    Desventajas:

    • Depende de las condiciones climáticas, es decir requiere que haya viento, por lo cual no es continua.
    • Este tipo de energía no puede almacenarse.
    • Los parques eólicos generan un impacto y alteración en el paisaje natural.
    • Generan también una contaminación acústica, sobre todo en el caso de aerogeneradores terrestres, que producen mucho ruido.
    • Producen un efecto negativo en las aves migratorias nocturnas.

    Energía hidráulica

    Si bien en el caso de la llamada energía hidroeléctrica se trata de un tipo de energía limpia, ya que se obtiene utilizando la fuerza cinética de las corrientes de agua, lo cierto es que ha sido muy criticada durante años debido al impacto ambiental que provoca, ya que la creación de represas ha demostrado que se producen importantes modificaciones en los caudales de ríos y la calidad de sus aguas.

    Ahora bien, ¿cómo funciona este sistema? A grandes rasgos podemos decir que la energía hidráulica se obtiene y se genera utilizando la gravedad y el ciclo cerrado del agua. Cuando el sistema entra en funcionamiento aprovecha la fuerza del agua para poder poner en funcionamiento las turbinas que se encuentran emplazadas en las represas. El proceso continúa transformando esa energía en corriente eléctrica.

    Para que todo ello funcione, el sistema aprovecha la caída del agua entre dos niveles de altura distintos, ya que es allí donde se produce la energía que luego transmiten las turbina a un alternador, el cual será el encargado de generar la electricidad.

    Con el fin de poder disponer de energía continua, las infraestructuras para generar energía hidroeléctrica, es decir las represas, no pueden construirse en lugares arbitrarios, sino que requieren de un terreno que se encuentre muy cerca de un caudal de agua constante, es decir un río o un lago, ya que en este caso la propia acción del cauce es suficiente como para que la acción sea continua.

    Es importante tener en cuenta que existen distintos tipos de energía hidroeléctrica, los cuales se diferencian entre sí de acuerdo a la energía hidráulica que son capaces de producir las centrales hidroeléctricas, es decir que se catalogan de acuerdo a la potencia de dichas centrales y el caudal de energía que pueden producir. De esta manera nos encontramos actualmente con tres tipos de centrales:

    • Centrales hidroeléctricas de gran potencia: cuenta con una potencia de más de 10 MW.
    • Minicentrales hidroeléctricas: centrales que cuentan con una potencia entre 1 y 10 MW.
    • Microcentrales hidroeléctricas: cuentan con una potencia menor de 1 MW.

    Pros y contras de la energía hidroeléctrica

    La energía hidroeléctrica cuenta con una serie de ventajas y desventajas, y si bien se trata de un tipo de energía limpia, que se obtiene de un recurso renovable, lo cierto es que es una de las energías limpias con mayor impacto medioambiental. Algunas de las principales ventajas y desventajas que posee son las que se listan a continuación.

    Ventajas:

    • Permite almacenar el recurso o fuente natural para producir energía, es decir que el agua que utiliza puede almacenarse.
    • Se trata de un recurso casi inagotable debido al ciclo del agua.
    • No produce emisiones de gases tóxicos.
    • El agua que se almacena en los embalses puede ser empleada en diferentes usos, como por ejemplo para sistemas de riego.
    • El costo de mantenimiento y operación es bajo.

    Desventajas:

    • Se encuentra sujeta a las condiciones climáticas, ya que estas modifican los caudales de los ríos.
    • Generan un impacto directo en el medio ambiente, aunque en general las presas y embalses se suelen construir en zonas lejanas a las poblaciones, ya que se pueden producir inundaciones.
    • Posee grandes costos de inversión inicial.
    • Pueden llegar a generar un cambio en el curso natural de las aguas de los ríos.
    • Genera un impacto visual y estructura a su entorno.
    • El traslado de la energía es muy costoso.
    • Produce un efecto negativo sobre la flora y la fauna autóctona.

    Energía geotérmica

    La energía geotérmica es otra de las energías limpias que podemos encontrar actualmente, y en este caso la obtención de energía se basa en el calor natural del interior de la Tierra, sobre lo cual debemos tener en cuenta que a mayor profundidad en el planeta se encuentra mayor temperatura. Para ello se construyen yacimientos con pozos que recolectan el calor interno del planeta, por lo que a mayor profundidad de dichos pozos, es posible obtener mayor caudal de calor y generar mayor cantidad de energía.

    Cuando los yacimientos extraen dicho calor lo que sucede es que con él se calienta el agua u otro fluido utilizado para la generación de energía, con lo cual girará la turbina de un generador, y de este modo se produce la electricidad. En algunos sistemas se utilizan rocas secas y calientes bombeando agua a través de dichas rocas, en reemplazo del sistema de turbinas.

    Cabe destacar que con el fin de poder obtener gran caudal de calor, en la mayoría de las ocasiones los sistemas para la producción de energía geotérmica se instalan yacimientos bajo la superficie terrestre en zonas volcánicas, donde pueden hallarse temperaturas de a partir de los 150 grados centígrados, y de esta manera el sistema es más eficiente y continuo.

    Dentro del ámbito de la energía geotérmica existen tres tipos generales que se diferencian de acuerdo al tipo de área geotérmica. De esta manera encontramos las llamadas áreas hidrotérmicas, en la cuales existe agua a alta presión que genera altas temperaturas debajo de la corteza de la tierra en una roca permeable. Por otro lado encontramos el llamado sistema de roca caliente, que son básicamente capas de roca impermeables que cubren el foco de calor, y por último los recursos que ofrece el magma, que brindan una energía geotérmica de temperatura muy elevada.

    Pros y contras de la energía geotérmica

    De la misma forma que sucede con el resto de los tipos de energía limpia, la energía geotérmica incluye una serie de ventajas y desventajas. Algunos de los principales beneficios y contras que poseen son los que se listan a continuación.

    Ventajas:

    • Es continua.
    • Genera mínimos residuos en su producción y abstracción.
    • Produce una cantidad pequeña de gases tóxicos de efecto invernadero.
    • Posee un coste bajo de mantenimiento y operación y no implica riesgos.
    • Es menos perjudicial para la capa de ozono.
    • Implican un gran ahorro energético y económico.

    Desventajas:

    • No es una energía inagotable.
    • Produce un gran impacto en el entorno natural.
    • Puede provocar la contaminación de fuentes de aguas cercanas.
    • No se encuentra disponible en todo el planeta.
    • Presenta dificultades para ser transportada.
    • Puede llegar a provocar microsismos.
    • Produce contaminación térmica.
    • En el proceso genera ácido sulfúrico que en grandes cantidades puede resultar letal.

    Energía mareomotriz

    Conocida como energía mareomotriz o undimotriz, más frecuentemente denominada la energía del mar, como su nombre lo indica se trata de un tipo de energía limpia que se obtiene a partir de la fuerza de las mareas y las olas. Al utilizar un alternador, es posible producir energía eléctrica a partir de este elemento, que en definitiva se trata de una fuente primaria e inagotable.

    Para poder producir energía mareomotriz deben instalarse un conjunto de grandes turbinas que se encuentran sumergidas bajo el mar, las cuales giran utilizando la fuerza de las mareas. Con la rotación de las hélices de estas turbinas resulta la producción de energía, la cual posteriormente es transportada a un conjunto de alternadores que serán los encargados de convertir dicha energía en electricidad.

    Cabe destacar que como sucede con la energía hidroeléctrica, la energía mareomotriz también puede obtenerse con la instalación de represas de gran tamaño que se encuentran sumergida bajo el mar. Estas represas aprovechan la fuerza de las corrientes marinas, aprovechando la energía cinética del agua, para producir energía.

    Dentro del ámbito de la energía mareomotriz existen diferentes tipos, entre los cuales encontramos la energía mareomotriz dinámica, la cual se obtiene aprovechando las corrientes oceánicas que están generadas por la rotación terrestre y los vientos. En este tipo de sistema se utilizan turbinas axiales, que toman la energía cinética de las corrientes marinas para generar energía eléctrica.

    Por otra parte, existe la llamada energía undimotriz, la cual básicamente consiste en la posibilidad de obtener energía eléctrica mediante la energía mecánica que es producida por el movimiento de las olas. Otro de los tipos es la llamada energía maremotérmica, la cual aprovecha las diferencias de temperatura entre las aguas oceánicas profundas, que son muy frías, en combinación con las aguas cálidas de las zonas más superficiales.

    En este caso, la diferencia de temperaturas permite el movimiento de una máquina térmica, con lo cual se genera la electricidad. Por último, otro de los tipos de energía mareomotriz es la denominada energía osmótica, la cual se produce aprovechando la diferencia de salinidad del agua del mar y del agua del río.

    Pros y contras de la energía mareomotriz

    Como el resto de los tipos de energía limpia, la energía mareomotriz posee una serie de ventajas y desventajas que la caracterizan, y que pueden llegar a resultar determinantes en el momento de implementar este tipo de sistema de obtención de energía. Algunos de los principales beneficios y contras que poseen son los que se listan a continuación.

    Ventajas:

    • Es renovable e inagotable.
    • Es predecible ya que se conocen los ciclos del mar, es decir cuándo se producen mareas altas y bajas.
    • Es posible obtener energía aún con poca velocidad del agua.
    • Es respetuosa con el medio ambiente.
    • No emite gases de efecto invernadero.
    • No ocupa gran cantidad de espacio.
    • Bajo costo en la materia prima.
    • No requiere terreno en la superficie.

    Desventajas:

    • Puede afectar a la fauna y flora marina.
    • Pueden producir un impacto acústico y visual.
    • Requiere de una inversión inicial muy elevada.
    • La producción de energía es menos competitiva que otros tipos de energía limpia.
    • El traslado y distribución de la energía son muy costosos.

    Eficacia de las energías limpias

    Ya hemos repasado algunos conceptos básicos en torno a los diferentes tipos de energías limpias, y lo cierto es que si observamos sus cualidades y desventajas podríamos llegar a un análisis que nos permita determinar cuál de todas ellas es la más eficiente. Claro que para poder tener una respuesta a esta inquietud, lo primero que debemos aclarar es a qué nos referimos cuando hablamos de eficiencia de la energía.

    Básicamente, el término eficiencia está relacionado con poder lograr un objetivo en el menor tiempo posible y de la mejor manera disponible, es decir que en el caso de lo que comprende a la eficiencia de las energías limpias, para llegar a una posible conclusión debemos analizar cuál de las energías limpias nos provee de un buen caudal de energía para alimentar correctamente un sistema, al tiempo que nos permite reducir los costos de obtención, generación y producción de dicha energía.

    En el caso de determinar la eficiencia energética, para ello se utilizan tres aspectos fundamentales, que incluyen el costo de la producción de dicha energía, el costo para mantener y operar las maquinarias necesarias para la obtención y la producción de la energía, la cantidad de energía que es posible obtener. Además se tienen en cuenta otras cuestiones esenciales, tales como las perdidas estimativas que pueden darse en el caso de la fluctuación de materia prima por condiciones climáticas.

    No obstante, para poder determinar cuál podría llegar a ser la energía limpia más eficiente, el parámetro más importante a medir será el porcentaje de energía obtenida que finalmente es posible convertir en electricidad que luego pueda ser distribuida y utilizada en nuestra vida cotidiana.

    Si bien de acuerdo a diversos estudios realizados se considera que actualmente la energía eólica es la más eficiente de las energías limpias, seguida en el ranking por la geotérmica, la hidroenergía y finalmente la solar, lo cierto es que sería imposible poder utilizar un solo tipo de energía limpia para responder a la demanda de electricidad que existe en el mundo entero.

    Tengamos en cuenta que la obtención y generación de energías limpias, las cuales dependen de fuentes naturales que a su vez dependen de diversos factores como las fuerzas de la naturaleza y las condiciones climáticas, podemos observar que las energías limpias están fuertemente sujetas a factores geográficos.

    Por tal motivo, los expertos aseguran que la forma de obtener energía de la manera más eficiente sería a través de la combinación de distintos tipos de energías limpias, seleccionadas a partir de los factores geográficos y climáticos de cada área del planeta.

    Esta mezcla de energías limpias nos permitiría alcanzar los porcentajes de demanda de electricidad prácticamente sin inconvenientes en muchos países del mundo. Claro que por el momento estos son proyectos en vías de desarrollo, ya que el costo de inversión inicial para este tipo de sistemas mixtos es muy elevado, aunque los avances tecnológicos en el área permitirán en un futuro poder plantear un cambio radical en la generación y el consumo de energías.

    La importancia de la energía limpia

    ¿Cuál es el verdadero motivo por el cual las energías limpias están siendo cada vez más observadas como posibles sustitutas de las energías producidas actualmente? Existen varios motivos por los cuales la aplicación de procedimientos para la generación de energía, que permitan disminuir el daño hacia el medio ambiente se ha convertido en las últimas décadas en el foco de atención, e incluso e una verdadera política de estado para varios gobiernos del mundo.

    Todas las poblaciones del mundo han sido testigo en los últimos años de los grandes daños que está generando la contaminación y el cambio climático en el planeta, y es por ello que las energías limpias han comenzado a jugar un rol sumamente importante para evitar posibles catástrofes ambientales futuras.

    Es por ello que la importancia de las energías limpias reside fundamentalmente en el hecho que son energías respetuosas con el medio ambiente, ya que para poder producir energía consumible aprovechan fuentes inagotables y renovables sin generar desechos que dañan el ecosistema del planeta, es decir sin producir contaminación en el ambiente y tampoco en la atmósfera.

    En este sentido, debemos ser conscientes que las energías tradicionales que solemos utilizar en nuestra vida diaria, como sucede con el caso del petróleo, suelen emplear procesos de obtención y generación que resultan en gran medida contaminantes para el medio ambiente, al tiempo que en su mayoría se trata de energías ilimitadas y no renovables.

    Las emisiones de gases de efecto invernadero y demás perjuicios que ocasionan las energías tradicionales son un factor clave y directo en el cambio climático y el calentamiento global que se está registrando a nivel mundial. Esto se hace evidente cuando repasamos la historia de la humanidad en los últimos siglos, donde podemos comprobar que tanto el cambio climático como el calentamiento global son fenómenos que se han iniciado a partir de haber tenido lugar la Revolución Industrial en el siglo XVII.

    Como contrapartida, las energías limpias se han convertido en una alternativa viable para reducir este daño, ya que si bien las energías limpias no terminan por completo con el cambio climático, lo cierto es que permiten la desaceleración de este proceso, resultando un beneficio real y directo para el planeta y quienes lo habitamos, sobre todo a largo plazo.

    Se suma a ello que debido a los cambios en los usos y hábitos de las poblaciones, lo cierto es que el consumo de energía a nivel mundial se ha incrementado notablemente. Esto ha resultado en el aumento en la utilización de energías contaminantes, como lo son la energía nuclear y el combustible fósil, por lo cual si avizoramos el futuro en este mismo camino, podemos concluir que las energías tradicionales representan un verdadero riesgo para nuestro planeta y la salud de quienes lo habitamos.

    Por consecuente, las energías limpias se vuelven ante este panorama en una de las alternativas más adecuadas y necesarias para evitar daños mayores en un futuro cercano. En definitiva, al repasar las ventajas que poseen cada una de las energías limpias disponibles, podemos asegurar que las energías limpias serán si dudas el objetivo de los modelos energéticos del futuro.

    Las ventajas de las energías limpias

    Entre las principales ventajas que reportan los distintos tipos de energías limpias disponibles en la actualidad, debemos resaltar que uno de los aspectos más importantes reside en que se trata de energías inagotables, es decir que utilizar fuentes naturales para generar energía, al tiempo que cumplen con la particularidad de poder adaptarse a los ciclos naturales.

    Al tratarse de energías obtenidas de fuentes renovables, los sistemas energéticos creados a partir de esta premisa se convierten en plataformas sostenibles y sobre todo amigables con el medio ambiente, por lo que corren con la ventaja de no emitir gases de efecto invernadero durante la generación de energía. Al no emitir este tipo de gases, que son los que quedan atrapados en la atmósfera, las energías limpias no producen contaminación ambiental y ayudan a combatir el cambio climático.

    Por otra parte, teniendo en cuenta que este tipo de energías pueden ser producidas en regiones, brinda la posibilidad de alcanzar soberanía energética a los países, ya que lo cierto que las fuentes naturales para la producción de energías limpias pueden hallarse en todos los rincones del planeta.

    Asimismo, con el paso de los años y los avances en esta materia, las energías limpias se han vuelto cada vez más competitivas en el mercado, ya que se han reducido los costos de instalación y mantenimiento de equipamientos, gracias a la innovación y avance tecnológico que ha habido en las últimas décadas en este terreno. Por ello no es de extrañar que cada vez sean más los países que apuestan a las energías limpias.

    Para poder comprender la verdadera dimensión de la importancia de las energías limpias, a continuación listamos algunas de las principales ventajas que poseen.

    • No contaminan.
    • No producen emisión de gases contaminantes a la atmósfera.
    • Ayudan a reducir los efectos del cambio climático, el calentamiento global o el agujero de la capa de ozono.
    • No producen residuos en gran escala o son nulos.
    • No provocan reacciones químicas.
    • Los recursos utilizados para la producción de energía provienen de la naturaleza.
    • Son renovables e inagotables.
    • Reducen la contaminación.
    • Otorgan la posibilidad de contribuir a un desarrollo sostenido y sostenible.
    • Son autónomas y ofrecen soberanía energética a los países.

    Claro está que aún quedan cuestiones por resolver en cuanto a las energías limpias, ya que debemos tener en cuenta que en su mayoría se trata de energías viables y poco predecibles, además que actualmente no existe un desarrollo tecnológico lo suficientemente profundo y masivo, y al mismo tiempo en general presentan problemas en el almacenamiento y la distribución de la energía, por lo cual es inevitable que su potencial no pueda ser aprovechado por completo.

    Las desventajas de las energías limpias

    Dentro de esta gran cantidad de ventajas que presentan las energías limpias, por lo cual nos preguntamos cuál es el motivo por al cual no son utilizadas de forma masiva en todo el mundo, lo cierto es que esto se debe a que en realidad también existen algunas desventajas en la obtención y producción de las energías limpias.

    Dentro de las principales desventajas de las energías limpias, que en realidad no son demasiadas, reside en el hecho que se trata de energía cuya naturaleza es difusa y poco estable, ya que las fuentes utilizadas ofrecen en general cantidades de energía escasa para el consumo de energía actual a nivel mundial.

    Se suma a ello el hecho que las energías limpias suelen ser irregulares, fluctuantes e incluso impredecibles, ya que en definitiva para su generación se hace uso de fuentes que dependen de los factores naturales y de las fuerzas que pueda tener la naturaleza. Es por ello que muchas veces su comportamiento es muy difícil de predecir.

    Por otra parte, en diversos países y regiones del mundo no se hallan disponibles los potenciales necesarios para poder obtener, generar y producir, e incluso distribuir, energías limpias. Cabe destacar que este factor no está intrínsecamente relacionado a los aspectos económicos de los países, sino principalmente a la zona en la que se encuentran, ya que tengamos en cuenta que no todos los territorios del planeta poseen el mismo clima, los terrenos adecuados de superficie y agua, e incluso los accidentes geográficos.

    Se suma a ello que las energías limpias son criticadas por algunos grupos de personas y expertos de todo el mundo debido al impacto visual y estético que suelen tener sus instalaciones. Si bien estas instalaciones no producen daños al medio ambiente, lo cierto es que en algunos casos pueden ocasionar contaminación visual y auditiva.

    Energías limpias y renovables son lo mismo?

    Por lo general, muchos suelen considerar que las energías limpias son lo mismo que las energías renovables, incluso en ocasionados ambos conceptos son utilizados como sinónimo, y lo cierto es que no son lo mismo, ya que los parámetros que existen para definir cada una de estas energías hacen que se trate de concepciones diferentes, que por supuesto tienen puntos en común, pero al mismo tiempo poseen características dispares.

    Para poder definir bien las diferencias que existen entre ambos tipos de energía, debemos repasar qué significa y cuáles son los alcances de cada una de ellas. De todos modos, un aspecto esencial que las diferencia es que las energías renovables pueden ser también contaminantes, mientras que las energías limpias no.

    Como ya hemos visto, cuando hablamos de energías limpias nos referimos básicamente a todas aquellas energías producidas a través de la utilización de fuentes que son inagotables, pero sobre todo se tratan de materias primas y procedimientos que no ocasionan residuos o gases nocivos para el medio ambiente. Cabe destacar que esta característica se repite no sólo en la obtención de la energía, sino también en todos los procesos involucrados, incluyendo la distribución de la misma.

    En líneas generales, las energías limpias pueden obtenerse y producirse sin generar contaminación alguna debido a que para el proceso no está involucrados procedimientos tales como la combustión de materiales o el uso de químicos para generar una reacción.

    En cambio, en el caso de las energías renovables sí puede llegarse a producir contaminantes en el proceso de producción, generación u obtención de la energía a través de la fuente utilizada para ello. Si bien el concepto principal de la energía renovable consiste en tratarse de energías que se obtienen a partir de fuentes naturales que además son inagotables, lo cierto es que este procedimiento no siempre es limpio.

    Un claro ejemplo de ello es lo que sucede con el biodiesel, el cual se trata de un combustible obtenido a partir de la materia orgánica. Si bien para la generación de biodiesel se utiliza una fuente inagotable y renovable, lo cierto es que para su proceso requiere de la combustión, la cual emite gases de efecto invernadero. Es por ello que si bien los niveles de contaminación que produce son significativamente menores que los combustibles que se obtienen de los fósiles, lo cierto es que no puede considerarse al biodiesel como una energía limpia porque su producción genera ciertos porcentajes de contaminación ambiental.

    Graciela Marker

    Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para darte una mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más Información sobre nuestras Cookies