Dispositivos de almacenamiento magnéticos

No cabe ninguna duda que los discos duros, tanto internos como externos son la forma más extendida de trabajar con datos y almacenarlos.

Estos forman parte de los llamados dispositivos de almacenamiento magnético, un sistema que es capaz de grabar unos y ceros, es decir información binaria, mediante magnetismo.

En la actualidad, los dispositivos de almacenamiento magnético se encuentran en un proceso de reemplazo, lento, pero seguro. Después de muchos años de evolución, estos dispositivos están siendo cambiados por discos SSD, pendrives y tarjetas de memoria, debido a su menor costo de fabricación.

Sin embargo, a estas tecnologías les falta mucho para igualar los niveles de fiabilidad y capacidad de los discos duros. Por ello, el almacenamiento magnético tiene muchos años por delante como una de las formas más seguras y económicas de guardar información crucial.

Si quieres saber más sobre los dispositivos de almacenamiento magnético no te pierdas este post, que es súper interesante!

Qué vas a encontrar aquí? Qué es un dispositivo de almacenamiento magnético. Ventajas y desventajas de los dispositivos de almacenamiento magnético. Cómo funciona un dispositivo de almacenamiento magnético. Historia de los dispositivos de almacenamiento magnético.

Antiguo disco duro

Índice de Contenidos
  1. Los dispositivos de almacenamiento magnético 
  2. Qué es un dispositivo de almacenamiento magnético 
  3. Ventajas y desventajas de los dispositivos de almacenamiento magnético 
  4. Cómo funciona un dispositivo de almacenamiento magnético
  5. Historia de los dispositivos de almacenamiento magnético 
    1. La cinta magnética
    2. El diskette
    3. El disco duro

Los dispositivos de almacenamiento magnético 

Cuando trabajas, necesariamente debes almacenar los documentos que generas, para poder recuperarlos más tarde. Esta es una tarea que se repite cientos de veces durante el día. ¿Dónde se guarda esta información? Hoy en día, generalmente en un dispositivo de almacenamiento magnético, el cual puede ser un disco duro interno o externo.

También puede ser un disco duro del tipo SSD, pero esta tecnología todavía no es muy popular, ya que ofrecen poca capacidad por el precio que se paga en comparación a un disco duro magnético tradicional.

Si quieres saber más acerca de la tecnología, en este enlace hay mucha info: La unidad de disco SSD.

Por ello, los dispositivos de almacenamiento magnético son la forma más extendida para almacenar información en tu computadora. Pero además por otros motivos no menos importantes. Es una tecnología segura, económica y muy eficaz.

Tipos de discos de almacenamiento

Si quieres aprender más sobre los dispositivos de almacenamiento magnético, no te pierdas este post, que no tiene desperdicio.

Qué es un dispositivo de almacenamiento magnético 

Básicamente, se podría definir como dispositivo de almacenamiento magnético a cualquier de los tipos de almacenamiento de datos que utilice magnetismo para leer o escribir datos.

En este grupo se incluyen los diskettes, las cintas magnéticas y los discos duros. Cada uno de ellos tiene sus propias particularidades de funcionamiento, pero utilizan el mismo principio: El magnetismo.

El principio de funcionamiento básico de un dispositivo de almacenamiento es la magnetización del material que se usa para almacenar los datos.

Para ello estos sistemas incluyen un cabezal capaz de detectar las variaciones de magnetismo que se han realizado sobre el sustrato, que puede ser una cinta o disco con material magnético en su superficie.

Estas variaciones del magnetismo las realiza dicho cabezal cuando escribe datos. Cuando es necesario leerlos, el cabezal interpreta las variaciones realizadas y las traduce en datos, los datos almacenados.

Este cabezal, cuando escribe y lee datos se posiciona a una distancia de escasos nanómetros del sustrato.

En el caso de las cintas o discos la superficie magnética sobre el sustrato se divide en zonas más pequeñas. Conforme el cabezal se mueve en la superficie, detecta los cambios en la magnetización, que son registrados como unos y ceros, es decir en binario.

La forma de llevar a cabo esta lectura y escritura de datos puede variar de acuerdo a la tecnología, sin embargo el modo de funcionamiento es similar. Incluso los antiguos cassette de audio usan el mismo principio.

Interior de un disco duro y cabezal

Ventajas y desventajas de los dispositivos de almacenamiento magnético 

La característica más importante de los dispositivos de almacenamiento magnético es que se trata de un medio de almacenamiento no volátil. De allí que se haya empezado a utilizar desde prácticamente los inicios de la informática moderna.

Que sea un almacenamiento no volátil significa que aunque el dispositivo no este energizado, es decir sin electricidad, los datos que contiene no se perderán.

Otra de sus características más importantes es el costo por Mb de almacenamiento. Comparando a los dispositivos de almacenamiento magnético con otros sistemas, como los chips de memoria, el primero es capaz de ofrecer una enorme cantidad de almacenamiento a un relativo poco valor.

También es posible reutilizar el almacenamiento magnético hasta el límite de su ciclo de vida. Por ejemplo, en un disco duro puedes escribir y leer incontables veces datos en la unidad sin tener problemas.

Asimismo, los dispositivos de almacenamiento magnéticos son una tecnología muy probada, y que prácticamente se puede usar sin inconvenientes en multitud de aparatos. También la fortaleza de su construcción los hace mucho más viables para aplicaciones en condiciones extremas.

Interior de un disco duro

Por otra parte, los dispositivos de almacenamiento magnético tienen una limitación. Al ser mecánicos, suelen tener una menor velocidad de acceso a los datos que otras tecnologías más modernas como el SSD.

Sin embargo, estos últimos no pueden ser usados en condiciones en donde un disco duro tradicional podría seguir trabajando son problemas. Esto es debido a que las unidades SSD son mucho más frágiles.

Cómo funciona un dispositivo de almacenamiento magnético

La tecnología detrás de un dispositivo de almacenamiento magnético es realmente compleja y fascinante. Como ejemplo vamos a tomar a un disco duro tradicional, el medio de almacenamiento más extendido de la actualidad.

Esta breve descripción también se aplica a los discos duros mecánicos externos, ya que funcionan de la misma manera.

Básicamente, un disco duro consiste de varias partes.

  • La unidad de almacenamiento, la cual consta de uno o varios platos de un material no magnético al cual está adherido un material con propiedades magnéticas. En este material se almacenan los datos.
  • El cabezal magnético. El elemento principal del sistema. Este está montado sobre un brazo móvil que se desplaza en una y otra dirección en búsqueda de los datos cuando los discos están girando.

Cabezal del disco duro

  • Motores: Estos son los encargados de mover los discos y otros elementos dentro de la unidad de almacenamiento. Existen motores que permiten que el o los platos giren a 5400 o 7200 revoluciones por minuto.
  • Lógica: La electrónica necesaria para controlar los discos, el movimiento del cabezal y la lectura y escritura de los datos en el disco.
  • Por último, la carcasa. Generalmente está construida en aluminio, lo que le otorga gran resistencia mecánica. También cuenta con las conexiones eléctricas y de datos para poder recibir alimentación y enviar y recibir los datos.

Historia de los dispositivos de almacenamiento magnético 

El concepto de poder almacenar información usando magnetismo tiene ya unas cuantas décadas, es decir que no es algo nuevo para la tecnología.

La cinta magnética

En este sentido, uno de los sistemas más antiguos que hacían uso del magnetismo es la cinta de grabadora magnética, que fue inventada en 1928. Esta grabadora se utilizaba en radios y estudios de grabación principalmente para llevar a cabo grabaciones de audio.

Este mismo concepto se aplicó años después al conocido cassette de música, pero en forma mucho más compacta y barata de producir.

Cuando se comenzaron a popularizar las primeras computadoras, no tardó en ser evidente que se necesitaba un medio para almacenar la abundante cantidad de datos que estas utilizaban.

Cinta de grabadora magnética

En aquella época, los medios de almacenamiento de datos eran rudimentarios y caros. Por ello se comenzó con una búsqueda para hallar una forma de contar con un medio que permitiera guardar y recuperar datos de forma barata y rápida.

Finalmente, se vio en las cintas magnéticas el vehículo ideal para hacer esto.

Una vez que las computadoras comenzaron a disponer de cintas magnéticas para almacenar información, se pudo empezar a evolucionar. A pesar del avance que esto suponía, las cintas magnéticas tenían sus problemas.

El primero de ellos era la lentitud a la hora de recuperar datos. Esto era debido a que estas cintas eran leídas de forma secuencial.

¿Qué significa esto? Que para acceder a un dato en una determinada posición, había que pasar toda la cinta hasta llegar al dato que se necesitaba. Cada vez que era preciso.

Esto por supuesto provocaba que la tarea de leer datos para su proceso demandara mucho más tiempo. Lo ideal en este caso hubiera sido que los datos pudieran ser accedidos directamente, sin tener que retroceder o adelantar la cinta.

Computadoras de cintas magnéticas

La cinta como dispositivo de almacenamiento magnético era muy económica, tanto para el productor como para el usuario. Sin embargo, su principal problema era como se menciona, la velocidad de acceso.

Por este motivo la mayoría de las veces se la usaba como respaldo de la información, o como almacenamiento secundario. Sin embargo no faltaría mucho para que se diseñaran otros medios de almacenamiento magnético más rápidos y fiables.

Cabe destacar que las cintas magnéticas todavía son usadas en ciertas situaciones, como por ejemplo copias se seguridad, pero con el avance de otras tecnologías, se ven cada vez menos.

El diskette

El siguiente gran salto fue el diskette. Este dispositivo utiliza el mismo principio de funcionamiento que las cintas o los discos duros, es decir el magnetismo.

En este caso es más parecido al disco duro, pero sin motores ni electrónica, ya que de esa parte se encarga un lector electromecánico, llamada “unidad de diskettes”.

Disquetera para diskette

El usuario introducía el diskette en la unidad y leía y escribía datos, los cuales podía leer en otra computadora más tarde, siempre que esta contara con una unidad de diskettes.

El diskette es una de las primeras formas de almacenamiento realmente baratas y prácticas, por lo cual se volvió realmente muy popular.

El hecho de que fuera relativamente pequeño y de buena capacidad para la época rápidamente lo convirtió en el medio de almacenamiento portátil preferido de todos los usuarios.

Si quieres saber más acerca de los diskettes, no te pierdas este enlace: Qué es un disquete?

Mucho antes de Internet, los diskettes fueron los reyes indiscutibles de la transferencia de datos.

El primer diskette se introdujo al mercado en 1971. Se trataba específicamente de un disco de 8 pulgadas capaz de almacenar 80 Kb.

unidades de Diskettes

Estos dispositivos con los años fueron ampliando su capacidad, como lo demuestra el siguiente cuadro:

  • 8 pulgadas (1969): El primer diskette en salir al mercado. Podía almacenar hasta 80 kb de datos.
  • 5.25 pulgadas (1976): Podía almacenar, dependiendo si tenía una o dos caras, 360 Kb o 1.2 Mb respectivamente.
  • 3.5 pulgadas (1983): Este tipo de diskette podía almacenar hasta 720 Kb en una cara y 1.44 Mb en dos caras.

Si bien existen otros tipos de diskettes, los dos últimos fueron los más populares durante años. Hoy están completamente obsoletos, ya que fueron reemplazados por medios de almacenamiento mucho más capaces.

El disco duro

El medio de almacenamiento por excelencia de la actualidad. Barato, seguro, eficiente y rápido, el disco duro, tanto externo como interno, estará en las computadoras durante muchos años más.

SI quieres saber más acerca discos duros, este enlace es para ti: El disco duro o disco rígido.

A pesar que otras tecnologías estén apareciendo en el mercado, como la SSD, lo cierto es que la confianza que el usuario deposita en los discos duros tradicionales va a ser muy difícil de traicionar.

Antiguo disco duro

Además, la tecnología flash o SSD todavía no alcanza la capacidad de almacenamiento de un disco duro mecánico.

Por otra parte, el precio de estas unidades flash es demasiado elevado para su capacidad.

Todo esto atenta contra la expansión de la tecnología SSD, por lo cual, a pesar de llevar más de 50 años entre nosotros, los dispositivos de almacenamiento magnético continuarán siendo los reyes indiscutidos del almacenamiento.

Si quieres saber más acerca de dispositivos de almacenamiento de información, no dudes en visitar este enlace: Tipos de dispositivos de almacenamiento.

Graciela Marker

Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para darte una mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más Información sobre nuestras Cookies