Biometría: Qué es? Componentes y beneficios de esta tecnología.

El desarrollo profundo y significativo que han tenido distintas tecnologías a lo largo de las últimas décadas, ha n dado como resultado un sinfín de posibilidades dentro de los distintos campos que abarca la ciencia actual. Uno de estos campos ha sido la biometría.

En líneas generales, cuando hablamos de biometría nos referimos a la tecnología científica que existe en torno a la identificación de individuos en función de sus rasgos biológicos, lo cual permite en definitiva que a través de esos rasgos que nos hacen únicos, sea posible una identificación total absolutamente precisa.

Debido a las implicancias positivas que posee la biometría en el campo de la seguridad, en todos los ámbitos, la tecnología en torno a ella ha sido objeto de profundos desarrollos de mecanismos y equipos que permitan realizar un proceso biométrico cada vez más confiable y eficaz. Lo cierto es que por ello a lo largo de las décadas y de los diversos desarrollos alcanzados, la biometría ha alcanzado actualmente una serie de profundas implicaciones.

En el mundo actual, sin lugar a dudas el hecho de poder demostrar nuestra identidad se está convirtiendo en un aspecto más de nuestra vida cotidiana, y es allí donde la biometría ha hallado su función fundamental y en muchos casos considerada irremplazable.

En definitiva, si podemos demostrar nuestra identidad a través de los rasgos únicos con los cuales hemos llegado a este mundo, podemos inferir el motivo por el cual la biometría se ha convertido en un desarrollo cada vez más profundizado en materia de seguridad.

Con sólo echar un simple vistazo a nuestros hábitos diarios, veremos que la biometría puede llegar a ser el medio adecuado y preciso para demostrar quienes somos, ya sea en simples tareas como encender nuestro teléfono celular y ser reconocidos por el dispositivo para poder tener acceso al correo electrónico, a los mensajes, a las llamadas y demás.

Este tipo de identificación ya ha comenzado a ser utilizada en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Un claro ejemplo de ello es la aplicación de elementos de hardware y software en teléfonos móviles para el desbloqueo de equipos a través del escaneo de nuestra huella digital o nuestro rostro.

En muchos dispositivos y herramientas hoy podemos iniciar sesiones y acceder a nuestras cuentas de usuario sin necesidad de ingresar a través del teclado claves, contraseñas, Pins y demás, sino simplemente presionando nuestro dedo pulgar contra un escáner biométrico integrado al equipo, o bien colocado nuestro rostro frente a la cámara del dispositivo.

Pero la identificación a través de la biometría no sólo se detiene allí, ya que en la actualidad podemos encontrar incluso automóviles que funcionan de esta manera, es decir que han reemplazado el uso de una llave por procedimientos biométricos para poder usar el vehículo, de la misma manera que sucede con el ingreso a edificios.

Por otra parte, cabe destacar que el proceso de reconocimiento a través de procedimientos biométricos, puede realizarse no sólo por intermedio de huellas dactilares, iris o rostro, sino que en muchos casos se recurren al reconocimiento por voz, que en estos días está siendo muy utilizado en el ámbito de la informática. Un claro ejemplo de ello es lo que sucede con el asistente de Google, con Cortana o Siri.

En muchos casos también, a lo largo de todo el planeta, los bancos han comenzado a reemplazar la firma de las personas por el reconocimiento a través de procedimientos biométricos, por ejemplo para pagar una cuenta con nuestra tarjeta de crédito ya no hace falta firmar comprobantes en papel, sino simplemente presionar nuestro dedo pulgar en una escáner de huellas dactilares.

Precisamente, en el hecho que la biometría nos permite autenticarnos y demostrar quienes somos con elementos que siempre llevamos con nosotros, como nuestra voz, nuestro rostro, nuestros ojos o nuestras manos, reside el éxito que ha logrado alcanzar en los últimos años este procedimiento de reconocimiento de identidad de los individuos.

Por otra parte, es indudable que la biometría puede resultar ser mucho más efectiva que los procedimientos tradicionales, ya que en definitiva se base en aspectos únicos de cada persona, lo cual significa que se enmarca en un contexto de mayor seguridad y al mismo tiempo le brinda a todos una notable facilidad de acceso.

En el presente artículo repasaremos algunos de los aspectos fundamentales que caracterizan a la biometría actual, como así también las ventajas y desventajas que arrojan los resultados obtenidos hasta el momento con la aplicación de estos procedimientos y veremos cuáles son en la actualidad los usos más frecuentes de esta tecnología que ha llegado para quedarse.

Qué es la biometría?

Como hemos visto hasta aquí, la biometría es básicamente el uso de las características biológicas de una persona a fin de promover mecanismos únicos de identificación. Esa identificación puede ser realizada a través de elementos corporales que no son iguales, o sea, elementos que contienen diferencias particulares como el iris (parte de color de los ojos), la retina (membrana interna del globo ocular), la impresión digital (huella dactilar), la voz, el formato del rostro y el formato de la mano.

Incluso, debemos mencionar que de acuerdo a la información difundida en torno a los estudios, investigaciones y desarrollos que se están produciendo en laboratorios donde se trabaja en profundizar la biometría, no sería de extrañar que en pocos años más se convierta en un hecho posible la identificación por ADN y olor corporal.

No obstante, a pesar de poder llegar a resultar un concepto nuevo, lo cierto es que la biometría, al contrario de lo que se puede pensar, es una técnica bastante antigua, que fue utilizada por los faraones egipcios que usaban el color de los ojos, las cicatrices, la dentadura, el color de los cabellos y otras características para identificar a determinadas personas.

Por supuesto que con los avances que ha tenido la tecnología a lo largo del siglo XIX y la época actual, la biometría ha logrado ganar la atención de los científicos, ya que en definitiva en ella encontraron formas de facilitar la identificación de las personas y de dificultar los fraudes.

En este punto cabe aclarar que la precisión de la biometría se basa fundamentalmente en la medida por el falso negativo, lo cual ocurre cuando un usuario no es reconocido por el sistema, como así también a través del falso positivo, que ocurre cuando un extraño es identificado como usuario.

En el ámbito de la computación y la informática, la biometría ha alcanzado un fuerte desarrollo en los últimos años, aportando uno de los métodos de seguridad más confiables hasta el momento, y esto es precisamente debido a que la biometría permite la identificación de una persona mediante la medición de sus características biológicas, las cuales son únicas e irrepetibles.

Como hemos mencionado, la aplicación de la biometría en diferentes campos, pero sobre todo en el mundo de la informática, se ha estado ampliando debido a que este tipo de sistema de reconocimiento de identidad resulta mucho más difícil de falsificar que por ejemplo una contraseña, ya que los aspectos biométricos son exclusivos de cada una de los individuos.

Datos biométricos e identificación

Para conocer más en profundidad de qué se trata la biometría, vamos a repasar algunos aspectos básicos que la conforman y que son fundamentales para que logre los objetivos. En este sentido, no podemos hablar de biometría si no conocemos a grandes rasgos en qué consisten los llamados datos biométricos.

En líneas generales, podemos decir que los datos biométricos son aquellos registros que se utilizan en la biometría para poder identificar a las personas de forma única. Es decir que por ejemplo, un dato biométrico serían nuestras huellas dactilares. En este contexto, la biometría sería entonces los distintos métodos que se usan para realizar la captura, el almacenamiento y el uso de esos datos.

En función del tipo de autenticación biométrica que pueda llegar a utilizarse en el sistema de identificación establecido, surgen de allí dos tipos diferentes de datos biométricos, los que corresponden a características fisiológicas del individuo y aquellos que corresponden a características conductuales.

Por ende tenemos entonces que los datos biométricos fisiológicos son aquellos relacionados a los aspectos físicos, es decir nuestras huellas dactilares, el iris, el rostro, mientras que los datos biométricos conductuales, utilizados en la llamada biometría del comportamiento, tienen que ver precisamente con el comportamiento de la persona, por lo que en este tipo de datos se incluyen la firma, el análisis de escritura a mano y también el reconocimiento de voz.

Por otra parte, cabe destacar que cuando se establece un sistema de biometría, los datos que se van a utilizar para validar la identificación de los individuos debe cumplir con una serie de requerimientos básicos, tales como que se trate de un elemento universal, es decir que sea una característica a todas las personas, al mismo tiempo debe ser un elemento único y se debe tratar de una característica que no registre cambios notables a lo largo de la vida de la persona.

Ahora bien, cómo es en definitiva el procedimiento que llevan a cabo los dispositivos biométricos para lograr capturar y analizar los datos biométricos que permitirán la identificación correcta. Básicamente, los dispositivos biométricos utilizados en la actualidad suelen funcionar utilizando parámetros de verificación o de identificación.

En el caso de los dispositivos biométricos que utilizan el sistema de verificación de identidad, su labor consiste fundamentalmente en llevar a cabo una comparación única de los datos presentados por las personas, los cuales se deben comparar con datos que hayan sido almacenados por el sistema con anterioridad.

Por el contrario, aquellos dispositivos biométricos que se basan en el método de identificación, lo que hacen es una vez capturado el elemento, ingresarlo en una base de datos en la cual se debe hallar el elemento que coincide a la perfección con el capturado. De allí que los resultados de este tipo de sistemas biométricos suele ser mucho más eficaz que el anterior.

Por ende, como hemos visto hasta ahora, la llamada identificación biométrica consiste en el mecanismo a través del cual es posible identificar a una persona a través del escaneo de sus características únicas. El dispositivo biométrico, ingresa la captura de ese elemento a la base de datos para poder comparar dicho elemento con los datos que ya se encuentran almacenados, con lo cual se hace posible la identificación biométrica.

Biometría e informática

Un terreno en el cual la biometría ha ganado gran popularidad en los últimos años ha sido, sin lugar a dudas, la llamada tecnología informática. Es que en definitiva las computadoras han brindado la posibilidad de establecer plataformas que permiten mejorar y agilizar los procedimientos de identificación biométrica, y es por ello que la biometría ha ganado una gran aceptación en la seguridad informática.

Esto se debe fundamentalmente al hecho que las computadoras pueden medir con una gran precisión los datos biométricos de las personas, ya que lo hace a través del análisis electrónico y digital de dichos datos. Al mismo tiempo, gracias a las tecnologías de medición electrónica que se llevan a cabo a través de las computadoras, es posible utilizar gran cantidad de datos biométricos, incluyendo patrones de voz, huellas dactilares, y diversos rasgos biológicos de los individuos.

En definitiva, la biometría dentro del ámbito de la seguridad informática posibilita una eficacia notable, que permite mejorar las operaciones individuales de cada persona, y al mismo tiempo profundizar la seguridad de las organizaciones, ya que sin dudas las computadoras tiene la capacidad de evaluar eficazmente las identidades de los usuarios, con el fin de permitir que una operación se complete o permitir el acceso.

Claro está que para muchos, la utilización de la biometría en la seguridad informática genera grandes preocupaciones en torno a lo que respecta a la privacidad de las personas. Los amantes de las conspiraciones no dudan en asegurar que los gobiernos y las empresas nos roban los datos para sus propios beneficios, y esto es cierto en parte, ya que por otro lado la identificación biométrica ha demostrado con creces ser uno de los métodos más seguros para verificar nuestra identidad cuando debemos realizar transacciones importantes.

Es por ello que como en casi todas las tecnologías que implican la recopilación de los datos de los individuos, la biometría también es fuertemente discutida por quienes la consideran una invasión a la privacidad de las personas, mientras que otros aseguran que se trata de uno de los procedimientos más seguros de la actualidad para corroborar que somos quienes decimos ser.

Beneficios y contras de la biometría

Es precisamente en relación a la privacidad donde reside básicamente la gran desventaja que posee la biometría, y que muchas veces hace que todos los grandes beneficios que posee este modelo de identificación sean subestimados.

Lo cierto es que si comparamos la biometría con otros sistemas tradicionales que se usan actualmente para la identificación de individuos, podremos notar de manera inmediata que la biometría posee grandes ventajas en comparación a estas otras plataformas. De ahí que su uso sea cada vez más implementado.

En principio debemos señalar que la biometría resulta una plataforma más cómoda y segura, en comparación con aquellos sistemas tradicionales en los que se utilizan tarjetas, llaves y contraseñas, ya que en el caso de los sistemas biométricos, para poder lograr tener acceso no se requiere de ningún elemento externo, sino que lo hacemos con alguna característica propia de nosotros mismos.

Por ende, podemos decir que otras de las grandes ventajas de la biometría se centra en el hecho que utiliza elementos de identificación que no pueden perderse u olvidarse, que no pueden ser falsificados ni tampoco robados, precisamente debido al hecho de no utilizar dispositivos externos para la identificación y verificación de la identidad del usuario.

Gracias a ello, otra de las fuertes ventajas que trae aparejado un sistema de biometría reside en los costos de mantenimiento, ya que al no requerir de dispositivos externos asociados a la identificación, estos elementos no deben ser reemplazados, ya que no caducan, no pueden ser robados ni pueden ser perdidos por el usuario, en definitiva los lleva consigo toda su vida.

Al mismo tiempo, es importante resaltar que las plataformas basadas en biometría pueden ser combinadas con otros sistemas de seguridad.

No obstante, al repasar las ventajas que posee la biometría, debemos también tener en cuenta algunas de las desventajas que pueden llegar a presentar este tipo de sistemas, que como ya mencionamos una de las críticas más fuertes en torno a esta plataforma suele ser todo lo relacionado a la privacidad de las personas.

Entre las diferentes desventajas que surgen de la biometría podemos citar el hecho de que existen diversas formas que pueden utilizarse para engañar a los sistemas biométricos, claro está cuando estos sistemas han sido diseñados con estándares débiles y poco elaborados. Un ejemplo concreto de ello, es cuando se utiliza el reconocimiento facial, y en el caso de un sistema débil el mismo brinde acceso con mostrar ante el dispositivo biométrico una fotografía de la persona que solicita acceso.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que en el caso en que alguien logre robar un patrón biométrico, este elemento estará en definitiva robado de por vida, ya que recordemos que los elementos que se utilizan en la biometría acompañan a la persona durante toda su vida y no pueden ser reemplazados.

Y por supuesto nuevamente resaltamos todo lo concerniente a la privacidad de las personas, por lo que en muchas partes del mundo la utilización de sistemas biométricos ha generado importantes consecuencias legales en base a si realmente está bien o no el almacenamiento de los datos biométricos. Precisamente todo lo relacionado a la privacidad es uno de los puntos más discutidos en cuanto a la biometría.

Componentes para aplicar la biometría

La tecnología en torno a las plataformas de la biometría requiere de la disposición de una serie de componentes específicos, que son aquellos que son necesarios para poder llevar a cabo un proceso de identificación de datos biométricos.

Precisamente, para la poder aplicar la biometría es necesario disponer de estos principales componentes, los cuales se detallan a continuación:

  • Captura: Se trata del proceso a través del cual es posible la obtención de la información, es decir de los datos biométricos o características del individuo que serán luego analizadas.
  • Extracción: Consiste en el proceso de transformación del dato biométrico o la característica única del individuo hacia un formato inicial.
  • Creación de un standard: Se trata del proceso a través del cual el formato inicial, es decir el dato biométrico capturado, es convertido a un formato standard, de forma que dicho dato biométrico pueda ser almacenado en una base de datos con la cual trabajará el sistema biométrico que se aplica en cada caso.
  • Comparación: Consiste en el proceso en el cual se llevan a cabo las distintas pruebas de evaluación y comparación entre el dato biométrico capturado y el dato biométrico que ha sido almacenado con anterioridad en la base de datos.

Todos estos componentes son indispensables para poder aplicar un procedimiento de biometría, ya que de lo contrario, si uno de ellos no se encuentra presente en el proceso, es imposible poder llevar a cabo un análisis correcto de la información, y por ende no es posible realizar la identificación adecuada de los individuos.

Historia de la biometría

Por lo que hemos visto hasta aquí, quizás para muchos la biometría puede resultar en un método realmente moderno, incluso con ribetes futuristas. Lo cierto es que si repasamos a grandes rasgos los orígenes y la historia de la biometría, veremos que en realidad se trata de una técnica de identificación que comenzó a ser implementada por las sociedades del mundo hace ya un par de siglos.

Podríamos citar los orígenes de la biometría en el año 1888, cuando por primera vez se desarrolló un sistema a través del cual se inició el proceso de poder identificar a los individuos con alguna de sus particularidades físicas, en este caso las huellas dactilares. El desarrollador de este precario sistema inicial fue el científico Francis Galton, primo de Charles Darwin.

Pero lo cierto es que años antes de ello se iniciaron las investigaciones en torno a la posibilidad de identificar personas por sus características únicas, ya que en 1870 surgió en el escenario el investigador francés Alphonse Bertillon, el cual fue uno de los primeros en impulsar y proponer un método de identificación que pudiera ser basado en un registro de medidas de las distintas partes del cuerpo de las personas.

De todas formas, la primera puesta en práctica concreta y eficaz en torno a la biometría relacionada a las huellas dactilares se produjo en el año 1891, cuando el antropólogo Juan Vucetich desarrollo las primeras fichas de huellas dactilares. En su investigación, Vucetich pudo determinar la existencia de rasgos únicos en las huellas dactilares de las personas, a través de lo cual era posible clasificarlas en cuatro grandes grupos.

De esta forma, Vucetich desarrolló un esquema en el cual las huellas dactilares, según sus características, podían corresponder a una de dichas clasificaciones, para lo cual implementó un método que identificaba las huellas en cuatro rasgos principales, los arcos, las presillas internas, las presillas externas y los verticilos.

De manera simultánea, el antropólogo Francis Galton dio a conocer en esa misma época los resultados de sus investigaciones, en las cuales demostró que las huellas dactilares de los individuos no son variables a lo largo de la vida, es decir que siempre permanecen con la misma forma. Al mismo tiempo, el experto también pudo demostrar que las huellas dactilares poseían caracteres distintivos, incluso en el caso de gemelos.

Mientras tanto, los desarrollos de Vucetich en la Argentina continuaban profundizándose, al punto que en el año 1892 se realizó por primera vez en el mundo la identificación de una asesina, a través de las huellas que la misma había dejado cuando tocó elementos en la escena del crimen con sus dedos ensangrentados. Esto ocurrió en la ciudad de Necochea, provincia de Buenos Aires.

A partir de allí el uso de las huellas dactilares en el ámbito policial no se detuvo, y se expandió a través de todo el mundo, siendo Estados Unidos el país que tomó la iniciativa de crear una comisión especial para ello en la ciudad de Nueva York en el año 1902, y un año después ya se comenzaba con el uso sistemático del sistema de huellas dactilares para identificar criminales en el sistema penitenciario del estado de Nueva York.

Durante las siguientes décadas, cada vez fueron más las agencias gubernamentales de seguridad que comenzaron a implementar el sistema de identificación de delincuentes a través de las huellas dactilares, e incluso se inició el proceso por el cual este método de identificación trascendió el mundo del crimen y se convirtió en una plataforma de verificación de identidades común a casi todas las sociedades del mundo.

En la actualidad, de acuerdo a los registros mundiales, se estima que la India es el país que posee la mayor base de datos biométricos de todo el planeta, ya que en las últimas estadísticas difundidas, su base de datos tenía almacenadas alrededor de 200 millones de huellas dactilares de sus ciudadanos. Cabe destacar que los habitantes de la India han agregado voluntariamente sus huellas dactilares a un sistema de reconocimiento, el cual fue desarrollado con el objetivo de tener a toda la población en la base de datos como un medio de identificación nacional.

Si bien hoy en día la biometría no sólo abarca el campo del reconocimiento de identidad a través de las huellas dactilares, ya que pueden utilizarse otros elementos físicos y conductuales de las personas para ello, lo cierto es que han sido sin dudas todos los desarrollos en torno a las huellas los que han dado lugar al nacimiento y expansión de la biometría en el mundo moderno.

De todas formas, un dato que aunque no es preciso históricamente, ya que no ha podido ser comprobado empíricamente, demuestra que la biometría podría haber surgido aún antes de los desarrollos mencionados aquí en torno a las huellas dactilares. En este sentido, se dice que en el Valle del Nilo de Egipto, durante la época de los faraones, se utilizaban los principios básicos de la biometría para verificar a las personas que participaban en diferentes operaciones comerciales y judiciales.

Usos de la biometría

Debido a las grandes ventajas que posee la biometría en el mundo actual, los usos de esta plataforma se han extendido notablemente en las últimas décadas, no sólo combinando sistemas de identificación tradicionales, sino también volviéndose el método principal en diversos escenarios de nuestra vida cotidiana.

A continuación repasamos algunos de los usos de la biometría más frecuentes en el mundo actual.

Sistemas gubernamentales de identificación de ciudadanos: En estos sistemas se aplica el reconocimiento de la huella dactilar, con lo cual es posible tener un registro de cada uno de los habitantes de un país.

Transacciones bancarias: Se utilizan dispositivos biométricos que permiten la identificación biométrica de los clientes del banco para poder realizar diversas transacciones, reemplazando elementos como las tarjetas.

Control de accesos: Uso de datos biométricos para permitir el acceso de por ejemplo empleados a un edificio. Otro ejemplo concreto es la identificación que realizan muchos hoteles del mundo para el acceso a las habitaciones.

Registro laboral: Uso de datos biométricos para disponer de una base de datos con un completo registro preciso de la información y la actividad de cada uno de los empleados de una compañía.

Pasos fronterizos: Aplicación de sistemas biométricos para poder tener un control de migrantes en las fronterizas de los países.

Firmas digitales: Utilización de un ID digital con certificado, con lo cual es posible autenticar la identidad del usuario.

Investigación de delitos: Registro de datos biométricos basados en huellas dactilares, a través de los cuales es posible identificar a los delincuentes. En algunos países se utiliza también la identificación a través del ADN.

Si bien podría resultar que la utilización de la biometría se centra en aspectos relacionados a los estados del mundo y las empresas, lo cierto es que esta tecnología también se aplica en nuestra vida cotidiana, sin siquiera que nos demos cuenta. Un claro ejemplo de ello es la implementación en muchos teléfonos móviles de dispositivos biométricos para la identificación de los propietarios del móvil.

Hoy existen en el mercado teléfonos celulares que pueden ser desbloqueados sólo a través de la utilización de alguno de los parámetros establecidos en base a la biometría, ya sea con el reconocimiento de voz, la identificación facial o bien con el lector de huella digital.

En gran medida estos sistemas biométricos para desbloquear el teléfono celular han ido reemplazando otros métodos tradicionales y clásicos, como la contraseña, el PIN o el patrón de desbloqueo, brindando de esta forma un método mucho más seguro a la hora de proteger la información sensible que almacenamos en nuestro teléfono móvil.

Por todo ello, podemos decir que la biometría se ha convertido en parte de nuestra vida cotidiana, sobre todo en los usos de la biometría relacionados al reconocimiento de identidad a través de las huellas dactilares. En definitiva, si repasamos nuestro día veremos que periódicamente utilizamos nuestra huella digital para decir quiénes somos cada vez que desbloqueamos el teléfono celular, cada vez que vamos al banco, cuando ingresamos en la oficina o en el gimnasio, o cuando viajamos.

Dispositivos y sistemas biométricos

Come hemos visto hasta aquí, la biometría es una de las plataformas más confiables en la actualidad para poder identificar a las personas, ya que dicha identificación la lleva a cabo a través del uso de las características únicas que posee cada individuo. Para ello, la biometría hace uso de dispositivos biométricos que fueron específicamente diseñados para poder capturar y procesar datos biométricos. Un claro ejemplo de ello son aquellos dispositivos que podemos encontrar en muchos aeropuertos o departamentos policiales de distintas partes del mundo.

El procedimiento para poder disponer de un sistema de identificación basado en la biometría es sencillo. Básicamente un dispositivo biométrico captura un dato biométrico, es decir una característica establecida sobre una persona por primera vez, y dicho dato biométrico es almacenada en una base de datos que servirá para los reconocimientos que deban llevarse a cabo sobre ese individuo.

Cabe destacar que el dato biométrico capturado por el dispositivo biométrico, por lo general suele estar en la base de datos vinculado a otros datos, es decir a información relacionada a la persona identificada, con lo cual se crea un archivo con toda la información necesaria. Un claro ejemplo de ello es cuando se escanea una huella dactilar y se adjunta a la misma los datos de empadronamiento de la persona, como así también puede adjuntarse una fotografía. Esto suele utilizarse en documentos tales como identificaciones de conductores, pasaportes y demás.

Una vez que el procedimiento ha sido realizado por primera vez y toda la información necesaria sobre la persona ha sido debidamente ingresada a la base de datos, los dispositivos biométricos serán utilizados luego como herramientas para la identificación y la verificación de identidades. Precisamente, esa verificación que se realiza con dispositivos biométricos vinculados a bases de datos, implican la reidentificación de un individuo.

Por todo ello, uno de los aspectos que deben cumplir de manera indispensable los dispositivos biométricos reside en poder ofrecer una verdadera precisión, es decir no sólo se trata de capturar las características de una persona, sino que además deben considerar la posibilidad de los cambios que con el tiempo pueden ir modificando levemente los datos biométricos.

Un ejemplo de ello se presenta en el método de reconocimiento facial, donde cuando una persona decide cambiar el color de su cabello, los dispositivos biométricos deben ser capaces de asociar otras características propias del rostro del individuo para poder efectuar la verificación correcta de su identidad. Ahora si se trata de un caso en el cual la persona se ha sometido a cirugías plásticas faciales, entonces es realmente difícil que un dispositivo y un sistema biométrico puedan determinar la identidad del individuo a través de la base de datos, por lo cual podemos decir que en definitiva la biometría no es necesariamente infalible.

Otro aspecto sumamente importante dentro de la biometría es la construcción de sistema, por lo que con el fin de poder tener una plataforma confiable basada en la biometría, será necesario diseñar un sistema biométrico acorde y fuerte, pero sobre todo teniendo presentes importantes parámetros de seguridad, ya que tengamos en cuenta que en ese sistema se estará almacenando información sensible para el acceso de las personas.

De la misma manera que sucede con los datos biométricos, los sistemas biométrico pueden ser de dos tipos, fisiológicos o conductuales, y por supuesto se debe encargar de considerar sólo las características únicas y permanentes de un individuo. Esto en definitiva permitirá disponer de una plataforma basada en la biometría, que sea realmente precisa y confiable, convirtiéndose así en uno de los mejores métodos para almacenar información sensible y proteger dicha información.

Tipos de dispositivos biométricos

Como hemos visto, para poder establecer un sistema biométrico de identificación, es necesario disponer de una serie de herramientas, siendo fundamental el dispositivo con el cual se realizará la captura de los datos biométricos, es decir el escaneado de la característica de cada persona.

Para ello existen actualmente distintos tipos de dispositivos biométricos, los cuales han sido diseñados y funcionan de acuerdo al tipo de dato biométrico que deben capturar, ya que no es lo mismo un dispositivo biométrico para lectura de huellas digitales, que aquel que se emplea en el escaneo del iris de un individuo.

A continuación repasamos los dispositivos biométricos que son actualmente conocidos y que pueden encontrarse en distintos lugares. Por lo general estos dispositivos se hayan vinculados a una computadora, que es la que posee la base de datos del sistema biométrico.

Reconocimiento facial: Se trata de escáneres biométricos que pueden identificar a una persona a través de la medición de su rostro. Para ello, estos dispositivos utilizan información referida a la distancia que existe entre los ojos, el mentón, la nariz y la boca del individuo.

Escaneo de manos: Existen dos tipos de dispositivos biométricos para escanear manos. Por lado, aquellos que se basan en la lectura de las huellas dactilares, teniendo en cuenta para la identificación las características propias de las líneas de la huellas. Por otro lado, los escáneres que capturan datos en torno a la estructura de la mano del individuo, básicamente de la palma, los cuales funcionan de manera similar al escaneo de la huella dactilar, pero además pueden llegar a añadir datos relacionados a la estructura de la mano, como sucede con el reconocimiento de rostros.

Reconocimiento ocular: Los dispositivos biométricos de este tipo realizan el escaneo de una determinada característica del ojo de la persona, por ello pueden ser escáner de iris, de retina y de córnea. De acuerdo a los expertos, se supone que este tipo de dispositivo biométrico es uno de los más seguros para la autenticación biométrica, sobre todo comparado a los dispositivos mencionados más arriba.

Escaneo de orejas: Si bien no es tan frecuente como los que hemos mencionado hasta ahora, también existen dispositivos biométricos que pueden escanear la forma de la oreja del individuo para utilizarla como dato biométrico de identificación y verificación. Para ello, los escaners de orejas capturan la forma del borde de la oreja y las estructuras cartilaginosas.

Reconocimiento de firmas: Se trata de un método biométrico que aún es muy utilizado en muchas partes del mundo, y básicamente consiste en la captura de la firma manuscrita, por lo que con el objetivo de poder determinar cuándo dicha firma es falsa, el dispositivo no sólo realiza su análisis en función de la firma en sí, sino también en el modo en que el individuo la realiza. Esto permite llevar a cabo una identificación a pesar de los cambios que pueden llegar a producirse en la firma de una persona a lo largo de su vida.

Reconocimiento de voz: Los dispositivos biométricos utilizados en el reconocimiento de voz realizan el procedimiento de escanear la voz de una persona para luego desglosarla de forma matemática, arrojando así los datos necesarios para identificar a la persona con su voz. Hoy el reconocimiento de voz se ha ampliado hacia otros campos, por lo que no sólo se emplea para cuestiones relacionadas a la seguridad, sino también como funcionalidad extra en dispositivos móviles, televisores y demás.

Además de los mencionados hasta aquí, existen otros tantos métodos y dispositivos biométricos que aún se encuentran en etapa de investigación y desarrollo, entre los cuales podemos mencionar el escaneo de venas, la termografía, la dinámica de tecleo, el análisis gestual, la cadencia al caminar, el reconocimiento del olor corporal, entre otros.

Sin lugar a dudas uno de los métodos más discutidos hasta el momento, que aún continúa siendo desarrollado, es el reconocimiento a través del ADN. Si bien se trata de la única técnica capaz de identificar sin errores a una persona, lo cierto es que enfrenta algunas dificultades, una de ellas es la posibilidad de desarrollar un dispositivo que permita capturar el ADN de un individuo en tiempo real sin resultar invasivo.

Asimismo, es una técnica que continúa siendo centro de la discusión, ya que gran cantidad de personas en el mundo consideran que la información contenida en nuestro ADN no debe ser parte de la base de datos de los gobiernos. Claro que en este escenario, las discusiones en torno a la ética detrás del reconocimiento de identidades a través del ADN recién comienzan.

Ventajas y desventajas de los tipos de dispositivos biométricos

A continuación repasamos en un cuadro las principales ventajas y desventajas de algunos de los principales tipos de dispositivos biométricos existentes en la actualidad.

Método biométricoVentajasDesventajas
Reconocimiento facialEconómico, sencillo y rápidoLa iluminación del ambiente puede alterar la identificación
Escaneo de huellaEconómico y seguroLas lastimaduras pueden alterar la identificación
Escaneo ocularMuy seguroPuede resultar intrusivo para la persona
Reconocimiento de firmaEconómicoPuede tener importantes variaciones a lo largo del tiempo
Reconocimiento de vozEconómico y muy útil para accesos remotosPuede tener alteraciones por el estado emocional, resulta lento y fácil de falsificar

La biometría es confiable?

En la actualidad, se estima que entre un 25 y un 35% de las empresas en el mundo utilizan métodos basados en la biometría para evitar el fraude, siendo entre los métodos más empleados los sistemas en base al escaneo de huellas dactilares y reconocimiento facial, y en menor medida la lectura de iris, el análisis de la palma de la mano y el reconocimiento de voz.

¿Quiere decir esto que la biometría es segura y confiable? Pues lo cierto es que la respuesta a ese interrogante es tan variada como opiniones pueden recogerse al respecto, y al mismo tiempo la seguridad y confiabilidad que puede presentar un sistema biométrico, claro está, dependerá de la construcción y estructura de dicho sistema.

De acuerdo a lo que sostienen muchos expertos relacionados al ámbito empresarial, se considera que la biometría es actualmente una de las mejores opciones para poder verificar la identidad de los individuos, y por ende la consideran una herramienta confiable para reducir los riesgos de fraudes o suplantación de identidad.

Es por ello que cada vez son más las empresas, como así también los entes gubernamentales, que implementan métodos biométricos para diferentes procesos, incluyendo pagos electrónicos, controles de acceso y demás.

No obstante, existe un gran grupo que considera que la biometría no es realmente confiable, y aseguran que tiene importantes fallas relacionadas a la seguridad de las personas, para lo cual se basan en tres conceptos fundamentales con los cuales argumentan su postura.

Esta postura en principio postula que uno de los grandes defectos de la biometría reside en que no es privada, ya que los elementos que se utilizan, es decir las características de una persona, pueden no ser falsificadas pero sí robadas, es decir que un individuo se puede ver forzado físicamente por un delincuente para cometer el delito. Pero además los datos biométricos que se hallan almacenados en una base de datos pueden ser robados por ciberdelincuentes que logren hackear la base de datos en cuestión.

Como consecuencia de ello, los detractores de la biometría sostienen que este método es altamente hackeable, por lo que cuando un ciberdelincuente logra acceder a nuestros datos biométricos, puede acceder a nuestras cuentas fácilmente. Se suma a ello la tercera desventaja que los expertos perciben en la biometría, ya que aseguran que una vez que la identidad es robada, puede ser utilizada para falsificar documentos importantes, con efectos altamente dañinos.

De todas formas, la biometría ha sabido en las últimas décadas convertirse en uno de los métodos de identificación de identidad más utilizados en diversos campos. Un claro ejemplo de ello es su implementación en la informática, donde cada vez son más los dispositivos y aplicaciones que hacen uso de la biometría para el acceso de los usuarios.

Por ende, debemos considerar que posiblemente la biometría logre convertirse en un elemento habitual y cotidiano de nuestra vida en el corto plazo, ya que las ventajas que reporta sobrepasan las contras que la biometría pueda llegar a tener.

Graciela Marker

Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *