El Escritorio de Windows

Si estás acostumbrado a trabajar en una computadora con sistema operativo Windows, sabrás entonces a qué nos referimos cuando hablamos de “El Escritorio de Windows”.

De todas formas, nunca está de más saber que el Escritorio de Windows, también llamado “Desktop”, es básicamente una interface de software. Su objetivo es ofrecerte un espacio al cual acceder de manera sencilla y rápida desde cualquier otra ubicación de la computadora.

Por ello, podemos considerarlo como una especie de punto de partida, ya que desde el Escritorio puedes disponer de todo lo necesario como para comenzar a trabajar ni bien te sientas frente a la PC.

Verás que en el Escritorio encontrarás los iconos de acceso a carpetas, archivos y programas, entre otros elementos.

Qué vas a encontrar aquí? Las partes del Escritorio de Windows. La barra de tareas y el área de notificaciones. Cómo administrar los escritorios? Cómo personalizar el Escritorio? Aplicaciones de personalización. Qué son los escritorios virtuales? Historia del Escritorio de Windows.

Vista del escritorio de Windows

Pero no sólo Windows dispone de escritorio.

Lo cierto es que desde que fuera introducido hace ya mucho tiempo en los diferentes sistemas operativos, el escritorio ha tenido un enorme éxito. Es que hemos sabido usar esta ubicación del SO como si se tratara de un verdadero escritorio en una oficina.

Es por ello que el escritorio de Windows, es sin dudas el espacio más utilizado de una computadora.

Índice de Contenidos
  1. El punto de partida de todo: El escritorio de Windows
    1. Qué es el Escritorio de Windows?
    2. Cuáles son las partes del Escritorio de Windows?
  2. La barra de tareas del Escritorio de Windows
    1. Cómo anclar un acceso directo a la barra de tareas de Windows?
    2. Cómo personalizar la barra de tareas de Windows?
    3. Las barras de herramientas de la barra de tareas de Windows
  3. El área de notificaciones de Windows
  4. El botón “Buscar en Internet y en Windows”
  5. Centro de notificaciones
    1. Activar y desactivar el Centro de notificaciones de Windows
  6. Personalizar el Escritorio de Windows
    1. Personalizar el escritorio con las opciones de Windows
    2. Personalizar el Escritorio de Windows con software externo
  7. Agregar íconos al Escritorio de Windows
  8. Escritorios virtuales de Windows
    1. Cómo crear escritorios virtuales en Windows
    2. Crear un escritorio virtual en Windows 
    3. Cambiar de un escritorio virtual a otro
    4. Atajos de teclado para los escritorios virtuales de Windows
  9. Historia del Escritorio de Windows
    1. Windows 1
    2. Windows 2
    3. Windows 3
    4. Windows 3.1
    5. Windows 95
    6. Windows 98 
    7. Windows ME
    8. Windows ME
    9. Windows XP
    10. Windows Vista
    11. Windows 7
    12. Windows 8
    13. Windows 8.1
    14. Windows 10

El punto de partida de todo: El escritorio de Windows

Desde sus inicios y a lo largo de su desarrollo, el sistema operativo Windows nos ha ofrecido múltiples estilos de escritorio. Estos han ido mejorando y evolucionando a lo largo del tiempo, sumando características y nuevas opciones.

Lo cierto es que el escritorio de Windows está ahí con una función fundamental, que sea precisamente el punto de partida para comenzar a trabajar en la computadora.

Ten en cuenta que sobre el escritorio de la computadora con Windows se despliegan las ventanas y los cuadros de diálogo de las aplicaciones para poder interactuar con ellos.

Vista del escritorio de Windows

Además allí se encuentra el menú de inicio, los docks, y las barras de herramientas. Todos ellos son elementos que fueron diseñados para mejorar y hacer más cómodo el flujo de trabajo.

Seguramente, si trabajas con la PC a menudo conoces estas características, pero quizás no le has sabido sacar el provecho necesario.

Muchas veces puede ocurrir que terminemos colmando el fondo del escritorio por una enorme cantidad de iconos, widgets, archivos y demás elementos.

Escritorio de Windows desordenado

Ese caos en definitiva conspira contra el orden que debes tener para poder optimizar tus tareas en la computadora.

Para que estas cosas no te sucedan y puedas obtener el mejor beneficio del escritorio, lo primero que debes hacer es conocer a fondo esta pieza fundamental del sistema operativo.

Aquí encontrarás trucos y consejos para aprender todos los secretos del escritorio de Windows.

Qué es el Escritorio de Windows?

El Escritorio de Windows ha sido por años una de las mejores características de este sistema operativo, y ha estado presente desde las primeras versiones del mismo.

Básicamente, el Escritorio de Windows es la pantalla principal que aparece cuando el SO se ha cargado por completo, la que tiene los iconos de la Papelera, Mi PC y demás accesos a la información.

Desde el escritorio puedes interactuar con las unidades de almacenamiento y la mayoría de las funciones y aplicaciones instaladas, tanto las del sistema como las que hayas instalado por tu cuenta.

Escritorio de Windows con carpeta abierta

Para acceder a todo ello, en el escritorio tienes iconos, la barra de tareas, la barra de notificaciones, el menú inicio y demás herramientas.

Cuáles son las partes del Escritorio de Windows?

Si estás usando una computadora que posee una instalación nueva de Windows, lo primero que podrás ver ni bien enciendes el equipo, luego de las diferentes pantallas de login y demás, es el Escritorio.

En esta primera instancia, el escritorio se muestra con apenas un par de iconos, representaciones de objetos familiares que al ser pulsados ejecutan una acción. Además incluye un fondo de pantalla, que quizás no te guste demasiado, pero que no deja de ser eficaz.

Así el escritorio de Windows se ve limpio, claro y cómodo de usar.

Escritorio de Windows ordenando

Sobre el fondo de pantalla del escritorio podrás ver algunas herramientas. Estas van a ser los instrumentos que utilizarás para navegar a través de las diferentes opciones del sistema.

Además en el área inferior del escritorio de Windows podrás encontrar la Barra de tareas, la cual incluye:

  • El área de notificación
  • El menú de inicio (donde están disponibles los programas, y funciones de personalización)

Barra de tareas y sus partes

Antes de comenzar a explicar las funciones que llevan a cabo los diferentes elementos del Escritorio de Windows, primero debes tener en cuenta un aspecto fundamental:

Los escritorios de los sistemas operativos fueron diseñados con la premisa de parecerse lo más posible a un escritorio físico, es decir que básicamente lo que puedes encontrar en uno es común encontrarlo en el otro.

Si bien a lo largo de la historia del desarrollo del software fueron muchos los intentos para cambiar este paradigma, lo cierto es que nunca tuvieron mucho éxito.

¡Es que todos nos sentimos más cómodos y seguros cuando trabajamos de un modo en que nos resulta familiar!

La barra de tareas del Escritorio de Windows

Cuando enciendes la computadora, la primera característica que tienes a disposición a simple vista en el Escritorio de Windows es la llamada “Barra de tareas”. Esta es una parte fundamental del sistema operativo.

Como su nombre lo indica, mediante esta barra de tareas puedes realizar diferentes tareas.

Algunas de las principales cosas que puedes hacer desde la barra de tareas son:

  • Anclar y desanclar accesos directos a aplicaciones
  • Cambiar entre las aplicaciones que están ejecutándose
  • Acceder al menú de inicio para ejecutar programas o acceder a características
  • Acceder a la información de la barra de notificación
  • Utilizar la búsqueda (lupa) para encontrar archivos, programas y demás
  • Seleccionar el tipo de vista entre ventanas y escritorio (vista de tareas)

Acciones en la barra de tareas

Cómo anclar un acceso directo a la barra de tareas de Windows?

Una de las grandes características de la barra de tareas es que te permite “anclar” aplicaciones.

Básicamente, la analogía de “anclar” se refiere a la posibilidad de fijar un acceso directo a programas, sitios web, carpetas y archivos que hayas abierto recientemente.

Esto te permite acceder a estos recursos de una manera simple y extremadamente rápida, directamente pulsando el icono anclado en la barra de tareas.

Para anclar un acceso directo a cualquier elemento a la barra de tareas puedes hacerlo tanto desde el menú de inicio como desde la lista de accesos directos. Debes pulsar con el botón derecho del ratón y seleccionar la opción “Anclar a la barra de tareas”.

Cómo anclar un acceso directo a la barra de tareas de Windows?

Cómo personalizar la barra de tareas de Windows?

Aunque creas que no hay muchas opciones para personalizar la barra de tareas a tu gusto, lo cierto es que ofrece múltiples maneras de hacerlo.

Te contamos paso a paso cómo hacerlo.

Paso 1

Pulsa sobre el botón derecho del mouse en cualquier punto vacío del escritorio.

Cómo personalizar la barra de tareas de Windows?

Paso 2

En el menú que se despliega pulsa sobre “Personalizar” y luego pulsa sobre “Barra de tareas”.

Paso 3

Una vez que te encuentre en la configuración, podrás desplazarte entre las diferentes opciones de personalización de la barra de tareas de Windows. 

Cómo personalizar la barra de tareas de Windows?

Algunas de las opciones que encontrarás aquí son:

  • Configurar el tamaño de los botones
  • Especificar la ubicación (arriba o debajo, en el margen derecho o izquierdo de la pantalla)
  • Bloquear la barra de tareas
  • Ocultar la barra de tareas
  • Optar por vista previa de los documentos y apps al pasar el cursor
  • Agrupar en una sola ubicación las tareas que realiza una misma aplicación

Paso 4

Puedes personalizar otros aspectos de la barra de tareas pulsando con el botón derecho del mouse sobre la misma. De esta forma, se desplegará un menú con opciones rápidas.

Cómo personalizar la barra de tareas de Windows?

Algunas de las opciones que encontrarás aquí son:

  • Modos de agrupación de las ventanas
  • Mostrar u ocultar opciones de la barra
  • Mostrar u ocultar botón de Buscar
  • Mostrar u ocultar el asistente Cortana

Las barras de herramientas de la barra de tareas de Windows

Otra opción disponible muy interesante es la posibilidad de añadir barras de herramientas adicionales a la barra de herramientas de Windows.

Esto puede resultarte bastante útil para por ejemplo, acceder a sitios web o FTP directamente desde la barra de tareas. Para ello, sólo debes habilitar la barra de herramientas “Dirección”.

Además puedes crear tus propias barras de herramientas con los accesos directos a aplicaciones y ubicaciones que más sueles usar o que quieres tener a mano.

Para ello, sólo debes pulsar sobre la barra de herramientas con el botón derecho del mouse y seleccionar en el menú que se despliega “Barra de herramientas>Nueva barra de herramientas…”.

Las barras de herramientas de la barra de tareas de Windows

El área de notificaciones de Windows

No cabe duda que el área de notificaciones es una de las partes del escritorio de Windows que más miramos.

Esto es porque allí se encuentra un verdadero centro de informaciones de todo lo que pasa en la computadora.

En el área de notificaciones de Windows encontrarás los iconos de las aplicaciones que tienen algún tipo de indicación para informarte.

El área de notificaciones de Windows

Algunas de ellas son:

  • Información sobre el sistema
  • Estado de la red
  • Trabajos de impresión en cola
  • Control de volumen
  • Notificaciones de aplicaciones
  • Controladores de hardware
  • Avisos de antivirus
  • Unidades de almacenamiento externas conectadas

Además, allí se encuentra el centro de notificaciones, el cual te permite tener todas las notificaciones en el mismo lugar. De ello hablaremos más adelante.

En cuanto a la personalización, de la misma manera que sucede con otras partes del sistema operativo, el área de notificaciones de Windows, incluye opciones para que puedas configurarla a tu gusto.

Para ello, debes ingresar a la configuración de la barra de tareas, y desplazarte hasta el apartado “Area de notificación”.

Personalizar el área de notificaciones de Windows

El botón “Buscar en Internet y en Windows”

Si bien muchos usuarios utilizan Cortana, el asistente de voz de Microsoft introducido en Windows 10, para realizar múltiples acciones, como por ejemplo búsqueda de archivos, lo cierto es que aún sigue siendo lo más práctico la búsqueda tradicional.

Ya sabes, pulsas sobre el icono de lupa que se encuentra junto al botón Inicio, y desde allí escribes algunas palabras claves que podrían identificar lo que quieres encontrar.

Con ese sencillo paso puedes encontrar las ubicaciones donde tienes almacenado tu contenido, o directamente en Internet, mediante el navegador web que tengas instalado y ajustado como predeterminado.

Usar botón de búsqueda de la barra de tareas

En las primeras versiones de Windows 10, las búsquedas estuvieron muy ligadas al uso de Cortana, y lo cierto es que para muchos esto era más engorroso que el método tradicional de búsquedas.

Por ello, después de un tiempo, los desarrolladores decidieron separar la búsqueda de Cortana, e implementar de paso la llamada “búsqueda inmersiva”. 

¿Y qué es la búsqueda inmersiva?

Básicamente se trata de un sistema de búsqueda integrada en Windows mejorado, el cual rápidamente ha sido aceptado y festejado por todo tipo de usuarios.

Con el paso del tiempo se ha convertido en una de las características más importante del sistema, ya que además de permitirte buscar tu contenido mucho más rápido y sencillo, también te permite buscar archivos y documentos que tienes almacenados online mediante OneDrive.

Buscar archivo con la opción "Buscar" de Windows

Centro de notificaciones

Una de las funciones introducidas en Windows 10 que fueron muy bien recibidas es el llamado Centro de Notificaciones.

En líneas generales, el Centro de Notificaciones es un espacio del escritorio de Windows en el que se muestran tanto las notificaciones del sistema como las de las aplicaciones que hayan sido diseñadas específicamente para Windows 10.

Además muestra una serie de accesos directos para activar funciones que de otra manera tendrías que atravesar varias pantallas para llegar hasta ellas.

Cómo usar el centro de notificaciones de Windows

Desde el Centro de Notificaciones puedes acceder, entre otras cosas a:

  • Bluetooth
  • Redes Wi-Fi
  • Ubicación
  • Activar modo tableta
  • Asistente de concentración
  • Alertas de los correos electrónicos entrantes

Para acceder al Centro de notificaciones, lo único que tienes que hacer es pulsar sobre el último icono, ubicado en el extremo derecho de la barra de tareas de Windows.

Vista del centro de notificaciones de Windows

Si quieres modificar el comportamiento de las notificaciones, puedes conseguirlo siguiendo las instrucciones y consejos que se describen a continuación.

Activar y desactivar el Centro de notificaciones de Windows

Si bien recibir notificaciones es una buena manera de estar al tanto de lo que sucede con la computadora y los servicios que usas habitualmente, lo cierto es que recibir de demasiadas notificaciones puede volverse en tu contra.

Es probable que en un punto dejes de prestarle atención, con lo cual puedes llegar a pasar por alto algo verdaderamente importante.

Por este motivo es más que importante que sepas separar lo que verdaderamente te sirve de lo que no, es decir las notificaciones que te aportan beneficios de las que no.

Para ello debes utilizar la opción para activar o desactivar las notificaciones del Centro de notificaciones de Windows.

Paso 1

Abre el menú “Configuración de Windows”, el cual encontrarás en el menú inicio pulsando el icono con forma de engranaje.

Activar y desactivar el Centro de notificaciones de Windows

Paso 2

Pulsa sobre la opción “Sistema”, la cual te llevará a una nueva ventana, en la cual deberás pulsar sobre el ítem “Notificaciones y Acciones”.

Paso 3

Desplázate hasta el ítem “Notificaciones”, donde encontrarás una serie de opciones que podrás modificar a tu gusto.

Activar y desactivar el Centro de notificaciones de Windows

Entre otras cosas, desde aquí podrás configurar la visibilidad de las notificaciones de la pantalla de bloqueo, notificaciones de aplicaciones y recordatorios y llamadas VoIP.

Paso 4

Donde verdaderamente encontrarás el control de las notificaciones es en el apartado “Obtener notificaciones de otros remitentes”.

Desde allí podrás activar o desactivar notificaciones a tu entero gusto.

Activar y desactivar el Centro de notificaciones de Windows

Para activar o desactivar una notificación en este apartado, simplemente desliza el control.

Ten en cuenta que si no quieres recibir ningún tipo de notificación nunca más, puedes desactivar todas las notificaciones pulsando sobre el deslizador ubicado debajo del ítem “Notificaciones”, más específicamente debajo de “Obtener notificaciones de aplicaciones y otros remitentes”.

Si quieres no recibir notificaciones por un determinado espacio de tiempo, puedes pulsar sobre el ítem “Configuración del Asistente de concentración”, lo cual te llevará a una nueva ventana en la cual encontrarás todas las indicaciones y opciones para ello.

Activar y desactivar el Centro de notificaciones de Windows

Personalizar el Escritorio de Windows

Seamos sinceros, todos sabemos que Windows no es un sistema operativo demasiado personalizable.

Sin embargo, para muchos usuarios poder cambiar temas, modificar el fondo de pantalla, el color de las ventanas y el color de énfasis es más que suficiente.

Pero lo cierto es que para muchos otros con esto no alcanza.

Elegir fondo de escritorio en Windows

Si este es tu caso, ¿qué puedes hacer?

Para poder personalizar el Escritorio de Windows y mejorar su estética existen dos opciones, hacerlo con las herramientas provistas con Windows o con herramientas de terceros.

Personalizar el escritorio con las opciones de Windows

Si quieres personalizar el Escritorio de Windows con las herramientas del sistema operativo, lo que tienes que hacer es lo siguiente:

Paso 1

Pulsa con el botón derecho del ratón sobre cualquier área vacía del escritorio y selecciona la opción “Personalizar”.

Esto abrirá una ventana en la cual tendrás disponibles, en el margen izquierdo, una serie de opciones.

Personalizar el escritorio con las opciones de Windows

Paso 2

En la opción “Fondo”, puedes cambiar el fondo de pantalla del escritorio.

Puedes elegir una imagen que tengas almacenada como con uno de los Wallpapers provistos por Windows.

También puedes elegir la opción “Presentación” para que vaya cambiando las imágenes.

Además puedes seleccionar cómo quieres que se vea en la pantalla, lo que podemos hacer pulsando sobre la opción “Elegir un ajuste”.

Configurar como se muestra el fondo en el escritorio de Windows

Paso 3

La segunda opción es “Colores”, la cual te ofrece la posibilidad de seleccionar el color de tema, ventana y el modo predeterminado de Windows.

Desde aquí puedes elegir si quieres que las ventanas y demás elementos de la interfaz sean claras u oscuras, el grado de transparencia, el color de énfasis, y algunas opciones más.

Cabe destacar que podrás elegir estos colores con la paleta provista por Windows o de colores propios.

Elegir colores para fondo de escritorio de Windows

Paso 4

El tercer ítem es “Pantalla de bloqueo”, la cual contiene todas las opciones para personalizar la pantalla que ves cada vez que desbloquees o inicies sesión en Windows.

Allí encontrarás la posibilidad de cambiar el fondo de la pantalla de bloqueo, qué notificaciones se mostrarán en la misma, cuánto tiempo esperará esta pantalla y demás configuraciones.

Elegir pantalla de bloqueo

Paso 5

La cuarta opción es “Temas”, en donde encontrarás todas las configuraciones relacionadas con los aspectos visuales del escritorio de Windows.

Allí encontrarás las opciones para modificar los cursores del sistema, los sonidos, el color, el tema que queremos usar, el cual comprende el fondo de pantalla, el color, color de énfasis y demás.

Además tienes accesos a otras opciones, como por ejemplo la configuración de los iconos de escritorio, la configuración de contraste alto y demás.

Cabe destacar que podrás crear tu propio tema, seleccionando los diferentes elementos que lo conforman para luego guardarlo y reutilizarlo cuando lo necesites.

Elegir tema de escritorio de Windows

Paso 6

La quinta opción es el apartado de “Fuentes”, la cual lamentablemente no ofrece la posibilidad de cambiar las fuentes del sistema, solamente permite instalar tipografías y ver las fuentes que tienes instaladas.

Paso 7

El sexto ítem es “Inicio”, el cual contiene todas las opciones para modificar a tu gusto el aspecto y las funciones del menú Inicio.

Se incluyen entre otras cosas configurar la cantidad de iconos que se mostrarán, si el menú ocupará toda la pantalla cuando pulses sobre su icono y otros aspectos como si se muestran los elementos abiertos recientemente o no.

Personalizar Inicio en Windows

Paso 8

Por último, la “Barra de tareas”, espacio donde se puede modificar el aspecto y comportamiento de la misma, de lo cual ya hemos hablado más arriba.

Personalizar el Escritorio de Windows con software externo

SI bien hace algunos años cambiar el aspecto del Escritorio de Windows involucraba la modificación de archivos de registro y algunos trucos de magia más, lo cierto es que en la actualidad todos estos procesos son realmente mucho más sencillos de llevar a cabo.

Para ello existen infinidad de herramientas, que se diferencian entre sí por la complejidad de lo que se puede lograr con ellas.

Personalizar el escritorio de Windows puede ser tomado desde dos puntos de vista: una modificación total o simples adiciones para mejorar el aspecto y las funcionalidades del escritorio.

Personalizar el Escritorio de Windows con software externo

Ten en cuenta que lo segundo es quizás lo más conveniente, debido a que la mayoría de las veces los escritorios demasiado customizados pierden su funcionalidad.

Para ello existen unas cuantas herramientas gratuitas muy sencillas de usar.

A continuación te acercamos un listado con las apps para personalizar el escritorio de Windows seleccionadas de acuerdo a un criterio de estabilidad y popularidad.

Folder Painter

La primera de estas aplicaciones para personalizar el escritorio de Windows es Folder Painter, una app pensada fundamentalmente para mejorar la experiencia de uso del explorador de archivos de Windows.

Esta aplicación te permite cambiar el color de las carpetas, con lo cual podrás tener mejor ordenadas las mismas, entre muchos otros propósitos.

Es muy sencilla de usar, es completamente gratuita y su mejor característica es sin dudas la posibilidad de cambiar el color o el icono de una o varias carpetas de forma simultánea directamente desde el menú contextual.

Folder Painter aplicación para personalizar escritorio de Windows

SI lo deseas, puedes descargar Folder Painter de forma completamente gratuita pulsando sobre este enlace.

Ultimate Windows Tweaker 4

Otra herramienta gratuita, esta vez mucho más compleja y que permite modificar múltiples aspectos del sistema.

Entre algunas de las opciones más interesantes, permite configurar:

  • El Escritorio de Windows
  • Ajustes de las cuentas de usuario
  • Elementos del menú contextual
  • Configurar determinadas opciones relacionadas con el rendimiento global del sistema
  • Personalizar características de Windows como la seguridad y otros

Sin dudas esta es una excelente aplicación para configurar el escritorio de Windows como mejor te plazca.

Ultimate Windows Tweaker 4 para personalizar escritorio

Si lo deseas, puedes descargar Ultimate Windows Tweaker completamente gratis pulsando sobre este enlace.

Winaero Tweaker

Sin duda alguna, Winaero Tweaker es una de las mejores aplicaciones para modificar el aspecto de Windows, incluido el escritorio.

Esta aplicación ofrece una cantidad verdaderamente abrumadora de parámetros para poder modificar aspectos relacionados con la interfaz gráfica del sistema, así como muchas otras características del mismo como la seguridad y el rendimiento.

Una de las alternativas más interesantes si quieres personalizar el escritorio de Windows más algunas otras opciones al mismo tiempo y en la misma aplicación.

Winaero Tweaker para personalizar escritorio

Si quieres, puedes descargar Winaero Tweaker de manera gratuita pulsando sobre este enlace.

7+ Taskbar Tweaker

Se trata de una herramienta por completo desarrollada para personalizar el aspecto y el comportamiento de la barra de tareas de Windows.

Con esta aplicación podrás personalizar la barra de herramientas de Windows de forma sencilla, rápida y además gratuita.

7+ Taskbar Tweaker para personalizar escritorio

Algunas de las muchas opciones que ofrece 7+ Taskbar Tweaker son:

  • Selección de modo de distribución de botones en la barra
  • Anclar otros accesos directos a la barra
  • Ocultar o mostrar distintos elementos

Si lo deseas, puedes descargar 7+ Taskbar Tweaker pulsando sobre este enlace.

Rainmeter 

Si quieres tener la experiencia de alardear de un escritorio de Windows completamente distinto a los demás puedes hacerlo. Para ello nada mejor que optar por una herramienta como Rainmeter.

Se trata de una aplicación de personalización gratuita y de código abierto, que te permite modificar el escritorio de Windows de manera que ni siquiera imaginas.

Básicamente, se trata de una conjunto de widgets, sin embargo tienes que probarlo para saber hasta qué punto puedes llegar con esta herramienta. Además de todo esto, esta app para modificar el escritorio de Windows es muy sencilla de usar.

Rainmeter para personalizar escritorio

Te invitamos a descargarla, probarla y darle rienda suelta a tu imaginación, lo que podrás hacer pulsando sobre este enlace.

Agregar íconos al Escritorio de Windows

Para muchos, los iconos que trae instalados en el Escritorio Windows por defecto son pocos. Claro que para un fanático del minimalismo pueden parecer demasiados.

Para encontrar una forma de conformar a ambos tipos de usuarios, los desarrolladores de Microsoft ya desde hace muchas versiones de su sistema operativo han incluido una forma de quitar o añadir iconos al Escritorio de Windows.

El procedimiento de agregar iconos al escritorio es realmente sencillo de llevar a cabo, y te puede tomar apenas unos segundos.

Para conseguirlo, lo único que tienes que hacer es seguir las instrucciones que se detallan a continuación.

Paso 1

En principio ejecuta “Configuración” desde el icono del engranaje en el menú Inicio y luego pulsa sobre el ítem “Personalización”. A continuación pulsa sobre el apartado “Temas”.

Agregar íconos al Escritorio de Windows

Paso 2

En el apartado que se abre debes dirigirte al menú de opciones que se encuentra en el sector derecho de la pantalla, y en “Configuración relacionada” pulsa sobre la opción “Configuración de iconos de escritorio”.

Agregar íconos al Escritorio de Windows

Paso 3

Esto desplegará una nueva ventana, en la cual ya estarás en posición de seleccionar los iconos que quieres que aparezcan en el Escritorio de Windows.

Paso 4

Para ello, pulsa sobre la casilla de verificación situada al lado de cada icono.

Para finalizar, pulsa sobre el botón “Aplicar” y luego sobre el botón “Aceptar”.

Agregar íconos al Escritorio de Windows

Ten en cuenta que también tienes la posibilidad de cambiar los iconos de estos elementos. Para ello lo único que tienes que hacer es pulsar sobre el botón “Cambiar icono”.

Escritorios virtuales de Windows

Si bien en versiones anteriores de Windows teníamos la posibilidad de usar escritorios virtuales, a través de aplicaciones de terceros, lo cierto es que esta posibilidad recién fue añadida de forma nativa en Windows 10.

La única herramienta para el cambio rápido de aplicaciones disponible era la combinación de teclas “Alt + Tab”, y no permitía la creación o gestión de escritorios virtuales, por lo cual este añadido a Windows 10 sorprendió y gusto mucho a sus usuarios.

Escritorios virtuales de Windows

Pero ¿qué son los escritorios virtuales de Windows?

Básicamente, los escritorios virtuales de Windows te ofrecen la posibilidad de contar con múltiples escritorios, pero sin que sea necesario tener varios monitores reales.

Los escritorios virtuales de Windows funcionan en un mismo monitor, y los puedes ir cambiando de acuerdo a tus necesidades. Esto es posible hacerlo con sólo pulsar una combinación de teclas o un botón en la barra de tareas.

Ten en cuenta que si tienes una configuración de hardware multimonitor, el sistema de escritorios virtuales también funcionará, e incluso podrás sacarle mejor provecho.

Una de las mejores características del sistema de escritorios virtuales de Windows es que te permite separar tareas en distintos escritorios. De esta forma, puedes por ejemplo tener en un escritorio el navegador web y una hoja de cálculo, en otro una calculadora y el explorador de archivos.

¡Imagina la flexibilidad que ofrece esta posibilidad al momento de emprender tareas complejas con aplicaciones que tengan muchas ventanas!

Acceder a los escritorios de Windows

Otra de las ventajas que ofrecen los escritorios virtuales de Windows es que las aplicaciones que estás utilizando en un escritorio no aparecerán en el otro.

¡Esto te permitirá evitar distracciones! ¡Además puedes crear tantos escritorios virtuales como necesites!

Cómo crear escritorios virtuales en Windows

¡El proceso para crear y gestionar escritorios virtuales de Windows es realmente sencillo!

Lo único que tienes que hacer es pulsar sobre el icono “Vista de tareas” en la Barra de Tareas de Windows.

Aparecerá tu escritorio y te mostrará en la parte superior los distintos escritorios que tienes creados. Debajo verás las ventanas y aplicaciones que contiene cada uno.

Cómo crear escritorios virtuales en Windows

Crear un escritorio virtual en Windows 

Para crear un nuevo escritorio virtual, simplemente debes pulsar sobre el botón “Nuevo escritorio”, pudiendo hacer esto cada vez que lo necesites.

Ahora, para pasar de un escritorio virtual a otro, pulsa sobre el que quieres abrir e inmediatamente estarás inmersos en el mismo.

Cómo crear escritorios virtuales en Windows

Cambiar de un escritorio virtual a otro

Si lo que quieres es pasar una aplicación de un escritorio virtual a otro, lo único que tienes que hacer es pulsar el botón de “Vista de tareas”.

Luego arrastra la miniatura de la ventana del programa hacia el escritorio virtual en al cual quieres ubicarla.

Borrar un escritorio virtual en Windows (h3)

En el caso que desees eliminar un escritorio, sólo debes pulsar el botón “Vista de tareas” y luego sobre la “X” que tiene cada escritorio en su esquina superior derecha.

Ten en cuenta que las aplicaciones o ventanas que tengas abiertas en dicho escritorio virtual no se cerrarán, pasarán inmediatamente a otro escritorio.

Cambiar de un escritorio virtual a otro

Atajos de teclado para los escritorios virtuales de Windows

Para no tener que pulsar el botón “Vista de tareas” cada vez que quieres pasar de un escritorio virtual a otro, puedes hacerlo a través de diferentes combinaciones de teclas o atajos de teclado.

Estos son:

  • Windows + Control + Flecha izquierda: Cambia al anterior escritorio virtual.
  • Windows + Control + Flecha derecha: Cambia al siguiente escritorio virtual.

Historia del Escritorio de Windows

Microsoft Windows fue lanzado al mercado en el año 1985 y ha sabido ponerse en una posición de liderazgo en su ámbito, gracias a los constantes cambios y a la evolución en su desarrollo permanente.

Desde que Bill Gates supervisara personalmente aquellos primeros desarrollos, pasaron muchos años, y ha habido muchos cambios, tanto estructurales como de estética.

Bill Gates en promoción de Windows

¡Windows siempre está modernizándose para estar a la altura de las nuevas tecnologías!

La historia del escritorio de Windows es verdaderamente interesante, y si bien ha ido evolucionando muy de a poco, lo cierto es que dichos cambios cada vez que aparecieron marcaron un rumbo a seguir para los demás.

Recorre con nosotros la historia y evolución del escritorio de Windows desde la primera versión, Windows 1, aparecida en 1985 hasta Windows 10, la versión más actual de este popular sistema operativo.

Windows 1

La primera versión de Windows se lanzó al mercado en el año 1985. Fue la primera en contar con una interfaz gráfica de 16 bits, la cual dependía para su correcto y mejor aprovechamiento, de un mouse, algo inusual para aquella época.

Incluso para que los usuarios pudieran acostumbrarse al uso del mouse para poder usar el sistema, los desarrolladores incluyeron un juego llamado Reversi.

Vista de Windows 1

Windows 2

Luego del lanzamiento de Windows 1, precisamente en diciembre de 1987, Microsoft lanzó al mercado Windows 2.

Esta versión incluía algunas nuevas capacidades para el escritorio y la gestión de las ventanas, específicamente la posibilidad de minimizar o maximizar las ventanas en lugar de las opciones de “Iconoring” o “Zooming” de la versión anterior.

Vista de Windows 2

Windows 3

Podría considerarse a Windows 3 como la primera versión del sistema operativo en tener un verdadero éxito entre los usuarios, y un verdadero competidor para otros sistemas como Apple o Amiga.

Los cambios más importantes que se introdujeron a la interfaz y al escritorio de esta versión fueron la posibilidad de poder ejecutar programas MS-DOS directamente dentro de Windows.

También se incluyó soporte a una paleta de 256 colores, lo que conseguía que el escritorio y las diferentes partes de la interfaz tuvieran un aspecto mucho más agradable y moderno.

Vista de Windows 3

Windows 3.1

Esta versión es una actualización de Windows 3 en la cual introdujeron importantes cambios para la interfaz, el escritorio y diversas funciones del sistema.

Uno de los cambios más importantes, por lo menos en el aspecto gráfico, la incorporación de fuentes del tipo TrueType.

Vista de Windows 3.1

Windows 95

Windows 95 será recordada como la versión que introdujo cambios más que notables a los elementos gráficos y al escritorio.

Estos cambios todavía son utilizados como parte de la interfaz en las versiones más modernas del sistema, como el menú Inicio y la barra de tareas.

Si bien incluía otras características como el la tecnología “Plug & Play”, la incorporación de Internet Explorer y el funcionamiento en un entorno de 32 bits, lo cierto es que los usuarios lo recordarán por la impresionante campaña publicitaria al respecto de su botón de inicio, con la canción “Start me up” de los Rolling Stones como banda sonora.

Vista de Windows 95

Windows 98 

Con cambios menores en relación a su escritorio, Windows 98 fue lanzado en junio de 1998, con algunas nuevas aplicaciones.

En este caso se incluían Internet Explorer 4, el cliente de correo Outlook Express, Windows Address Book, Microsoft Chat y Windows Media Player.

También hubo algunas incorporaciones como los botones de navegación hacia atrás y hacia adelante y la barra de direcciones en el Explorador de Windows, entre algunas otros detalles.

Vista de Windows 98 

Windows ME

Windows Millenium Edition fue lanzado al mercado en septiembre de 2000.

Es considerado como la versión para consumidores de Windows 2000, un sistema operativo destinado a las empresas.

Sin ofrecer sorpresas ni novedades ni en su escritorio o interfaz, muchos lo consideran como una de las versiones de Windows más flojas.

Vista de Windows ME

Windows ME

Diseñado para el mundo informático empresarial, Windows 2000 fue lanzado en febrero de 2000 y al igual que su hermano menor Windows ME, tampoco ofrecía novedades en el aspecto gráfico o en su escritorio.

Vista de Windows ME

Windows XP

Windows XP fue lanzado en octubre de 2001 con múltiples características nuevas relacionadas con su escritorio y su aspecto visual.

Algunas de las más destacadas fueron un nuevo menú inicio más completo, y una barra de taras con más opciones, además de nuevos temas, efectos visuales, sombras y fondos de pantalla hoy míticos.

Otra opción muy bien recibida, y que permitía disfrutar del escritorio con mejor calidad, era la característica llamada ClearType, básicamente un sistema de fuentes de pantalla que permitía mejorar la visualización de las tipografías en las pantallas LCD.

Vista de Windows XP

Windows Vista

Windows Vista fue el sucesor de Windows XP, el cual fue lanzado al mercado en enero de 2007.

Sin embargo, lo que podría haber sido un éxito completo, debido a la popularidad alcanzada por su predecesor, se convirtió rápidamente en un fracaso, debido a problemas de seguridad, rendimiento y compatibilidad.

Con respecto al aspecto visual y al escritorio de Windows Vista, estos elementos ofrecían algunas características nuevas, como por ejemplo transparencias y mejoras en el renderizado del aspecto visual gracias a la incorporación de la tecnología DirectX 10.

También aquí se conocieron los famosos Widgets, pequeñas aplicaciones llamadas Gadgets, que eran capaces de mostrarle al usuario toda clase de información, como por ejemplo el estado del tiempo o el uso de la CPU.

Vista de Windows Vista

Windows 7

Windows 7, lanzado en octubre de 2009 es un sistema operativo tremendamente popular, incluso hasta nuestros días, ya que se destacar por su estabilidad y performance.

En el aspecto gráfico, incorporaba algunos nuevos elementos como temas, un menú Inicio renovado, y algunas características más como la posibilidad de “pegar” las ventanas a los diferentes ángulos de la pantalla, una opción verdaderamente útil para trabajar de forma más dinámica y flexible.

Otro elemento que fue rediseñado fue la barra de tareas fue rediseñada, la cual a partir de esta versión es más ancha, además de que los botones en la misma ya no están acompañados de texto, en sintonía con las nuevas tecnologías táctiles.

Asimismo se añadió un botón, situado en el extremo derecho de la barra de tareas, que nos permite mostrar el escritorio sin distracciones cuando pasamos con el ratón por dicho botón.

Vista de Windows 7

Windows 8

A partir de Windows 8, lanzado a comienzos de octubre de 2012, los usuarios pudieron ver un cambio radical en su interfaz, quizás demasiado, que hasta incluso involucraba la eliminación del botón Inicio, la cual fue reemplazada por una pantalla completa diseñada para ser más compatible con pantallas táctiles.

Además ofrecía una nueva interfaz, divida en mosaicos, que representaban las diferentes aplicaciones del usuario, y a pesar de que existía un escritorio, no estaba del todo claro como había que utilizarlo.

Todos estos cambios tan dramáticos consiguieron que el usuario nunca terminara de aceptar esta versión, por lo cual serían revisados para la nueva versión, Windows 8.1.

Vista de Windows 8

Windows 8.1

Luego del fracaso que supuso en las preferencias de los usuarios de Windows 8, Microsoft dio un paso atrás y volvió a incorporar algunos elementos que habían sido eliminados de la anterior versión, como por ejemplo el menú Inicio.

Además del menú Inicio, el escritorio de Windows volvía a tener la preponderancia que solía tener en anteriores versiones del sistema operativo.

Ahora sí, con estos cambios, y los demás relacionados con otras características y el rendimiento, Windows 8.1 se convirtió en un sistema muy popular y con muy pocas quejas.

Vista de Windows 8.1

Windows 10

Windows 10 es la versión más moderna del sistema operativo de Microsoft actual.

Lanzado en 2014, trajo de vuelta algunas opciones y características que los usuarios de Windows siempre amamos, como la flexibilidad del menú Inicio, además de muchas otras características añadidas y mejoradas para el escritorio.

Vista de Windows 10

Graciela Marker

Periodista independiente con más de 20 años de experiencia en medios gráficos, audiovisuales y digitales. Formada académicamente en periodismo digital y comunicación multimedia, ámbito en el que se desenvuelve hace dos décadas. Especializada en ámbitos tales como la informática y la logística empresarial, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Usamos cookies para darte una mejor experiencia de navegación. Si continuas navegando, aceptas su uso. Más Información sobre nuestras Cookies